Pasar al contenido principal

Violencia de grupo criminal en Coahuila dejó 21 muertos

Violencia de grupo criminal en Coahuila dejó 21 muertos

Un total de 21 personas murieron en un enfrentamiento ocurrido el pasado sábado 30 de noviembre entre cuerpos de seguridad y hombres armados en Villa Unión, municipio del norteño estado de Coahuila, a unos 60 kilómetros de la frontera con EEUU, informó este lunes el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

 

"Lamentable en el enfrentamiento, agresión, al ayuntamiento en Villa Unión perdieron la vida 21 personas, es el informe, presuntos delincuentes, policías y también dos ciudadanos, que no participaron en el enfrentamiento", dijo el jefe del Ejecutivo en conferencia de prensa.

 

Los hombres armados, que según medios locales son integrantes del llamado Cártel del Noreste, atacaron la sede de la alcaldía de Villa Unión y la comandancia de la policía local.

 

El mandatario subrayó que nunca antes había pasado algo así en Coahuila, cuyo Gobierno "ha estado cuidando mucho el tema de la seguridad pública".

 

López Obrador dijo que el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, es de los gobernantes provinciales que más atención le dedica al tema de la seguridad, cada mañana, como él mismo lo hace con el Gabinete de Seguridad Nacional.

 

En cambio, criticó que "otros gobernadores no se levantan temprano, vamos a dar un informe sobre las asistencias a las coordinaciones y donde no participan tenemos altos índices de violencia y de inseguridad".

 

El mandatario recordó que en la región de La Laguna, una importante región agrícola en los estados norteños de Coahuila y Durango que en años anteriores sufrió ataques del crimen organizado, "bajó la incidencia delictiva, se aplicó un plan con buenos resultados y este caso (del sábado pasado) es excepcional, no es algo que se padezca cotidianamente en Coahuila".

 

Agentes federales acudieron en auxilio con efectivos de la Guardia Nacional, la nueva corporación en construcción con efectivos procedentes de las fuerzas armadas.

 

Finalmente, indicó la importancia que los fiscales no estén "inmiscuidos (en la delincuencia), porque si el fiscal está inmiscuido las ordenes de aprehensión se quedan allí".

SIGUE CONECTADO