Pasar al contenido principal

Atención, adultos: medidas para evitar un fraude en compras vía internet

Atención, adultos: medidas para evitar un fraude en compras vía internet

Para millennials y centennials, las compras en internet son el pan de cada día. Al estar inmersos en el mundo virtual, es poco probable que logren estafarlos cuando adquieren algún producto; sin embargo, esto no es igual con personas con más de 35 años.

 

Y es que este sector de la población se acostumbró al trato cara a cara a la hora de adquirir cualquier producto, es decir, siempre conoció al vendedor y no fue solo mediante un monitor o smartphone como lo pudo contactar.

 

Por este motivo, es necesario que todas esas personas que no llevan la tecnología en la sangre tomen en cuenta una serie de recomendaciones para cuando adquieran algún producto o servicio en línea, a fin de no ser estafados.

Principalmente, los compradores deben desconfiar de aquellos negocios o portales que ofrezcan algún producto o servicio muy barato y esto se debe tomar como un indicio de estafa, pues aunque hay ofertas en la web, ninguna va más allá de un 30 % de descuento.

 

Quien haga una compra en línea debe recurrir a la plataforma de PayPal, pues de esta manera su pago será seguro y la empresa estará obligada a entregar lo que se adquirió.

 

Antes de cualquier compra, es recomendable verificar la información de la empresa en su página web, que cuente con número telefónico, domicilio y tenga buenas referencias de otros compradores que hayan quedado satisfechos con su servicio.

 

 

Algo que también resulta un problema para millennials y centennials es el no poner atención a las letras pequeñas de los servicios que se ofrecen, por lo que se debe prestar atención al plazo de envío del producto y ver si tiene algún gasto extra o no, a fin de que no se eleve el monto a pagar.

 

Importante también resulta que el antivirus de nuestra computadora esté actualizado, pues las páginas de ventas por internet son también un nido de hackers que buscan cualquier descuido para acceder a nuestra información personal.

 

Por último, pero no menos importante, nunca en la vida se confíe en vendedores que pidan transferencias anónimas, pues es como entregar el dinero a un desconocido confiando que no se lo robe y el producto nunca llegue a nuestras manos.

SIGUE CONECTADO