Pasar al contenido principal

La Audiencia Nacional archiva la denuncia de estafa contra la joyera Tous

La Audiencia Nacional archiva la denuncia de estafa contra la joyera Tous

La Audiencia Nacional de España archivó la denuncia de estafa contra la firma española de joyería Tous, a la que se acusaba de vender piezas rellenas de material no metálico publicitadas como joyas de oro y plata.

 

"El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha decretado el archivo de la denuncia de la Fiscalía contra la marca de joyería Tous por los delitos de publicidad engañosa, estafa continuada, falsedad en documento y corrupción en los negocios en relación con la composición de determinados artículos de joyería", indicó en un comunicado la Audiencia Nacional.

 

Los hechos tienen origen en la denuncia de una asociación de consumidores de joyería, que detectaron mediante análisis que algunas piezas de la famosa compañía, conocida por su emblema en forma de oso, no tenían interior metálico.

 

Tras examinar los certificados de autenticidad aportados por Tous y la publicidad de las joyas en cuestión, el juez encargado del caso concluyó que "las piezas discutidas estarían amparadas por la ley y así considerarse como de metal precioso".

 

Esta conocida firma con sede en Cataluña utiliza para la elaboración de sus piezas una técnica denominada "electroforming", que implica la incorporación de núcleos no metálicos que ayudan a conferir estabilidad.

 

En sus certificados de calidad, que se entregan a los compradores, Tous hace constar que los artículos fabricados mediante este proceso pueden contener un núcleo no metálico con esta finalidad, algo que también contempla la Ley de objetos fabricados con metales preciosos.

 

En este sentido, el instructor descarta el delito de estafa al "no existir engaño al comprador", dado que no consta "que el consumidor compre la pieza pesando que es maciza y así se lo haya hecho saber el vendedor".

 

Tampoco ve un delito de publicidad engañosa ni falsedad documental en relación con los certificados de autenticidad de las joyas, que considera que se ajustan al reglamento vigente, ni un delito de corrupción, al no constatar indicios de soborno.

SIGUE CONECTADO