Pasar al contenido principal

“Chucky” Lozano, de fichaje estrella a estar ‘cepillado’ en el Napoli

“Chucky” Lozano, de fichaje estrella a estar ‘cepillado’ en el Napoli

Cuando se concretó su contratación el verano pasado por 40 millones de euros, del PSV al Napoli, el mexicano Hirving ‘Chucky’ Lozano nunca se imaginó el calvario viviría meses después, ya que pasó de ser el fichaje estrella del club italiano, a estar cepillado por el actual técnico Gennaro Gattuso.

 

Este miércoles, el conjunto napolitano jugó uno de los partidos más importantes de lo que va de la temporada del futbol europeo, enfrentando al Inter de Milán en la semifinal de ida de la Coppa Italia, y lo hizo sin darle ni un minuto de juego al que estaba llamado a ser su mejor futbolista.

 

Los del sur de Italia lograron un gran resultado ganando por 1 a 0 a pesar de jugar como visitantes, y tienen la mesa puesta para definir la serie en el cotejo de vuelta y meterse a la disputa por un trofeo que ha ganado cinco veces en su historia.

 

Pero este encuentro, Lozano lo vio desde la banca y ahí se quedó, pues no fue requerido por Gattuso. De hecho, desde que el timonel llegó a las riendas del club en diciembre pasado, el nacido en la Ciudad de México apenas ha jugado 140 minutos en diez partidos, sin anotar ni un gol.

 

El surgido de los Tuzos del Pachuca y con grandes actuaciones en Holanda, arribó a Napoli de la mano de Carlo Ancelotti, quien empezó la temporada como entrenador del equipo y lo pidió expresamente para emprender un proyecto que pusiera a la institución en lo más alto de Italia y Europa.

 

Con Carletto, el “Chucky” fue la contratación más cara en la historia del Napoli y en 21 partidos jugó un total de 1000 minutos haciendo tres goles, pero la salida del estratega le cambió la suerte y ahora incluso ya se habla de su salida.

 

Hirving Lozano alcanzó el punto más alto de su carrera en el Mundial de Rusia 2018, cuando le anotó a Alemania el gol que le dio la victoria a la Selección Mexicana en el primer partido de la fase de grupos. Pero ahora, con 24 años, deberá replantearse su futuro en otro club, como el Everton de Inglaterra donde ahora dirige Ancelotti, o tratar de limar asperezas con Gattuso y empezar a justificar la millonada que pagaron por él.

SIGUE CONECTADO