Pasar al contenido principal

Filtraciones desde área clave de SSC destruyen estrategia contra la criminalidad

Filtraciones desde área clave de SSC destruyen estrategia contra la criminalidad

1ª Parte

 

En medio de la guerra contra la inseguridad que enfrentan la presidenta municipal, Claudia Rivera Vivanco, y la secretaria de Seguridad Ciudadana, María de Lourdes Rosales Martínez, que ha determinado elegir a la inteligencia como la clave de la estrategia de combate, filtraciones cometidas en una de las áreas clave de la dependencia comienzan a minar el objetivo de la administración municipal de Puebla capital.

 

Desde agosto, las gráficas delictivas han tenido una tendencia a la baja, pese al crecimiento de la percepción. De acuerdo con datos del Secretario Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública en el municipio de Puebla, la incidencia delictiva disminuyó de agosto a diciembre. La percepción ciudadana sobre la inseguridad, sin embargo, se ha mantenido a la alza.

 

Y es en medio de esta guerra de percepción contra realidad que una de las áreas clave de la Secretaría de Seguridad Ciudadana comienza a “hacer agua”, debido a la filtración de información cometida por funcionarios del Centro de Estrategias e Investigación en Seguridad Pública y Política Criminal (CEISPPC).

 

Estas filtraciones de información, operadas desde la dirección de este centro a cargo de Aníbal Ramírez Guzmán, además de causar que la Fiscalía estatal sea la que “brille” por las detenciones, ha comprometido los aseguramientos y posibilitado la colusión entre mandos medios y criminales, explicando de esta forma por qué a pesar del esfuerzo operativo, la incidencia criminal ha vuelto a repuntar.

 

La filtración de la información de inteligencia

 

Lourdes Rosales es una de las mujeres eméritas en materia de seguridad nacional. Su currículum revela su formación en Desarrollo Policial, en Profesionalización y en Ciencias para la Seguridad. Su estrategia es la inteligencia y la operación.

 

Desde agosto, la secretaria anunció que la Estrategia Vector de Proximidad daría resultados. Cambió los habituales 6 sectores por tres regiones de operación: norte, sur y el centro, con nueve zonas y 271 vectores.

 

Por eso extraña que si la estrategia de seguridad está concentrada en la inteligencia y reacción, sea justamente en esta área donde ocurren las filtraciones que favorecen a delincuentes a través del “campaneo”, término que significa que agentes de policía tienen identificado a un criminal, pero le extorsionan para no detenerlo.

 

Fuentes al interior de esta dependencia de Seguridad Ciudadana revelaron a Imagen Poblana que el operador de esta filtración es el mismo director del CEISPPC. Auto apodado como “el Doberman”, Ramírez Guzmán ha causado una crisis de seguridad mediante la operación-colusión con sus incondicionales.

 

Aníbal Ramírez creó una “mini fiscalía” integrada por ex policías ministeriales que no pasaron los controles de confianza. Este personal, denominado internamente como el grupo Zen, ha monopolizado la información que genera el centro, con el objetivo de “campanear” a los delincuentes o entregar la información a la Fiscalía y no al área operativa de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, como es su deber.

 

El CEISPPC funciona de la siguiente manera: reúne información, hace análisis y establece escenarios. La información que genera el trabajo del CEISPPC, que es inteligencia sobre inseguridad, no llega a las áreas operativas perjudicando así la persecución del crimen.

 

La traición al municipio

 

No solo la operatividad está comprometida, también la estrategia de percepción en favor de la SSC de la que depende el CEISPPC. Según la fuente de nivel directivo que facilitó datos a este portal, Aníbal Ramírez ocultó información de inteligencia a los operativos municipales y la facilitó a la Fiscalía para que la policías ministeriales e incluso policías estatales lograran las detenciones, pues “es sabido que quiere regresar a Fiscalía”.

 

Uno de estos casos fue a mediados del año pasado, cuando agentes de la Policía Estatal detuvieron a tres sujetos que integraban una banda dedicada al robo a transporte público, quienes operaban en el barrio de La Luz. Los detenidos fueron investigados por la Fiscalía y su detención ocurrió como parte del Operativo Transporte Protegido.

 

Este operativo cuenta con datos que “el Doberman” proporciona de manera ilegal, pues la confidencialidad de los datos que genera el CEISPPC forman parte de las obligaciones del director.

 

Esta red de tráfico de información privilegiada para beneficio criminal o para favorecer las relaciones de Ramírez Guzmán con la Fiscalía es operada por el Grupo Zen. Bajo órdenes de “el Doberman”, estos exministeriales les retiran la información a los analistas del CEISPPC.

 

El trabajo de los analistas del Centro es entender al delincuente para actuar en consecuencia, confía la fuente a Imagen Poblana. Como la información queda monopolizada por ese grupo Zen de exministeriales, las investigaciones se pierden y quedan en el olvido, aumentando la percepción de inseguridad y perjudicando la estrategia de combate al crimen del Ayuntamiento de Puebla.

 

En la segunda parte… “Un Doberman ataca en la SSPM”, el maltrato a los trabajadores del CEISPPC.

SIGUE CONECTADO