Pasar al contenido principal

Estos hábitos a la hora de cocinar pueden ser peligrosos para tu salud

Estos hábitos a la hora de cocinar pueden ser peligrosos para tu salud

Cocinar en casa tiene bastantes ventajas, pero muchos ignoran que varios de los hábitos más comunes que cometemos en la cocina pueden exponer y poner en riesgo nuestra salud.

 

Es de conocimiento general que cocinar en casa es más saludable que comprar la comida hecha. Sin embargo, lo que muchos ignoran es que algunos hábitos comunes al momento de cocinar pueden provocar daños profundos en nuestra salud.

 

A continuación, te presentamos los hábitos más peligrosos y comunes que cometemos a la hora de cocinar:

 

Lavar la carne cruda

 

Cuando lavamos algo creemos que lo limpiamos, sin embargo este no es el caso de la carne. Los especialistas no recomiendan lavar las carnes de aves, res, cerdo, cordero o ternera antes de cocinarlas porque cuando entra en contacto con el agua las bacterias que están en la carne se propagan fácilmente con otros productos, superficies y utensilios.

 

 

Las temperaturas más peligrosas para descongelar la carne según los estudios varía entre 5 ° C a 60 ° C debido a que las bacterias expuestas en estas temperaturas son capaces de propagarse rápidamente. Por esta razón, se recomienda descongelar las carnes en el refrigerador o en el microondas.

 

Probar la comida para verificar si está en mal estado

 

El sentido del gusto no es suficiente para reconocer las bacterias peligrosas, pues muchas veces estas no se delatan con su apariencia ni con su sabor. El consumo de una pequeña dosis de tales bacterias es capaz de provocar una intoxicación grave en el organismo. Por esta razón, si dudas de que un alimento está en buen estado es mejor ni probarlo.

 

Esperar a que enfríe tu comida para ponerla en el refrigerador

 

Este hábito es perjudicial para el organismo por la misma razón que lo es descongelar la carne fuera del refrigerador. Las temperaturas entre 5 ° C a 60 ° C hacen que las bacterias se propaguen. Lo recomendable es que los alimentos no estén fuera del refrigerador más de una o dos horas.

 

Cocinar poco tiempo la carne o el pescado

 

 

Como hemos explicado, las temperaturas son clave para considerar seguros y libres de bacterias a los alimentos, por ello, es importante que la carne o el pescado estén bien cocidos y para más seguridad hasta se puede emplear un termómetro de cocina.

 

Probar masa cruda o huevos crudos

 

Las masas en su mayoría contienen huevos crudos y al consumirlos estaríamos exponiendo a nuestro organismo a dos dolencias al mismo tiempo. Existe una alta posibilidad de que el huevo crudo contenga la bacteria salmonella. Por su lado, la harina cruda puede contener E. Coli y causar una infección en el organismo.

 

Marinar el pescado fuera del refrigerador

 

Este hábito puede provocar una intoxicación en el organismo debido a la regla de temperaturas que explicamos anteriormente y la propagación de las bacterias.

 

Comprar pollo inyectado

 

Muchos productores de carne de aves de corral suelen inyectar salmuera o agua en la carne para aumentar el peso y mejorar la apariencia de esta carne. Los especialistas recomiendan leer cuidadosamente los ingredientes agregados en la carne al momento de comprar un pollo grande y gordo por las inyecciones, ya que no son productos seguros y estos agregados pueden cambiar hasta el sabor de la carne.

 

Exponer la miel a altas temperaturas

 

 

Según una investigación, exponer la miel a temperaturas altas disminuye su calidad y aumenta algunos compuestos cancerígenos. Por esta razón, no se recomienda agregar miel al té o bebidas muy calientes.

 

 No lavarse las manos antes de cocinar

 

El lavado de manos es una regla de oro para todo, pues las bacterias viven en todas las superficies inclusive en nuestras manos. Para que las bacterias no se transporten a nuestros alimentos es necesario lavarse las manos frecuentemente.

SIGUE CONECTADO