Pasar al contenido principal

México hace cortocircuito: fuga de capitales y demandas por golpe energético

México hace cortocircuito: fuga de capitales y demandas por golpe energético

“Andrés Manuel, el problema no es tu edad. El problema es que tus ideas son muy viejas”, le respondía el panista Ricardo Anaya al entonces candidato de Morena a la presidencia de la República. En efecto, a año y medio del mensaje, Andrés Manuel López Obrador es acusado por algunos de ser un socialista trasnochado en sus ideas sobre desarrollo económico. Otros le señalan que solo tiene como agenda la conservación del poder político. No obstante, las decisiones en materia de energía ya están llevando al país a una confrontación con los gobiernos de la Unión Europea y Estados Unidos por un cortocircuito energético.

 

El 29 de abril, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) emitió un "acuerdo de emergencia", que "impide por un plazo indefinido la entrada en operación de nuevas plantas de energía renovable, y limita la generación de centrales de operación fotovoltaica y eólica", informó a Sputnik el abogado Darío Lamanna, posgraduado en derecho energético internacional.

 

Con ello, el presidente inició un maremoto económico contra el país, pues México enfrentará litigios en el sector energético tras este acuerdo que limita proyectos de energías renovables, eólicas y solares en los que ya había contratos, y todo apunta a que las demandas no tendrán parangón.

 

Así, antes de que concluya el primer semestre de 2020, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha desestimado a calificadoras, reducido la producción, dañado los empleos formales y, ahora, está perjudicado a capitales internacionales en el rubro energético.

 

De manera oficial, los empresarios europeos de distintas cámaras se mostraron asombrados y preocupados por la decisión que tomó López Obrador de frenar el aprovechamiento de las energías renovables en el país.

 

“Cambiar las reglas del sector energético, sin seguir el canal institucional marcado por la ley, causa un grave daño a la confianza de los inversionistas; no sólo en el sector de las energías renovables, sino de forma transversal en los demás sectores”.

 

Este mensaje fue enviado al presidente mediante una carta firmada por los representantes de las Cámaras Mexicano-Alemana de Comercio e Industria, Española de Comercio, Franco Mexicana de Comercio e Industria, Italiana en México y la Nórdica de Comercio en México.

 

Para los empresarios europeos, las acciones del presidente rayan en la ilegalidad. Según su análisis, la falta de Estado de Derecho en el respeto a los convenios pactados repercutirá en la economía de los mexicanos directa y rápidamente.

 

“El golpe lanzado el 29 de abril desde el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y asestado el 15 de mayo desde la Secretaría de Energía (Sener), tiene sus antecedentes desde la promesa de campaña del actual presidente de rescatar a la CFE y Pemex, pasando por una serie de decisiones como la cancelación de la licitación para las redes de transmisión en Baja California y el cambio de las reglas del juego en materia de certificados de energía limpia”.

 

Mas estos rescates que alude el presidente no lo son. De acuerdo con diversos analistas, el comportamiento económico del mandatario emula más a la política energética de las décadas de los sesentas y setentas, cuando ocurrió un “Boom Petrolero” a nivel nacional e internacional. En aquel entonces, incluso México llegó a estar en la cuarta posición del mundo en cuanto a producción de barriles de petróleo.

 

Mientras las cámaras europeas acusan a presidente de ausencia de Estado de Derecho, esta semana la  bancada del PAN en la Cámara de Diputados acusó que la secretaria de Energía, Rocío Nahle, de causar la primera "estatización del sexenio", esto luego del acuerdo que se publicó que limita las energías renovables.

 

“Estas prohibiciones constituyen una auténtica estatización toda vez que la Secretaría de Energía asume totalmente el control del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y frena las inversiones en energías limpias o renovables”, explicó el líder del grupo parlamentario, Juan Carlos Romero Hicks.

 

La fuga de capitales en México se advierte como el riesgo más grave detrás de las decisiones energéticas en lo particular, y económicas en lo general por parte del presidente y su equipo.

 

Analistas consideran que López Obrador no ofrece ni la certidumbre del Estado de derecho ni la confianza para que los inversionistas nacionales y extranjeros se mantengan en el país.

 

“Ellos enfrentan la incongruencia de que todo lo que acuerdan en un contrato. Ahí están los casos del aeropuerto en Texcoco y la planta de la Cervecera Constellation Brands. Ahora se elimina la posibilidad de instalar plantas de energía limpia como la eólica y la solar, que resultan más baratas y sin impacto al medio ambiente, comprometiendo a México en los acuerdos internacionales”, dijo Romero Hicks.

 

En Puebla, el perjuicio de la decisión de López Obrador ha afectado a empresarios y emprendedores del sector que confiaban tanto en la exportación de diferentes insumos de energías limpias (como el producido por biogás) y la creación de nuevos desarrollos para la generación de energía eólica. Hoy estos planes a futuro han quedado cercenados por un rancio socialismo que huele, como siempre, a negocio.

SIGUE CONECTADO