Pasar al contenido principal

Día Internacional del Piercing: Ellos son las personas más "perforadas" del mundo

Día Internacional del Piercing: Ellos son las personas más

El 28 de junio el mundo celebra el Día del Piercing Corporal, que conmemora el aniversario del nacimiento de Jim Ward, el hombre que abrió el primer estudio profesional de 'piercing' en 1978.

 

Con motivo de esta curiosa efeméride, te invitamos a conocer al hombre y a la mujer que entraron en el Libro Guinness de los Récords como las personas más perforadas del planeta.

 

El diablo alemán

Rolf Buchholz, de 61 años, saltó a la fama después de que en 2010 fuera considerado el hombre con más piercings del mundo. El vecino de la ciudad alemana de Dortmund tiene más de 450 perforaciones en todo el cuerpo, 278 de ellas en su pene. Además, cuenta con 94 anillos y tachuelas alrededor de su boca y deja a todos atónitos con unos implantes subdérmicos en la frente parecidos a un par de cuernos.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Rolf Buchholz (@robuchholz) on

 

"No es un problema en absoluto. He tenido los piercings por mucho tiempo, si hubiera un problema, ya me habría librado de ellos hace mucho tiempo", declaró el diablo alemán en una entrevista con el tabloide The Sun.

 

No obstante, confesó que una vez no pudo pasar el control de seguridad en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, por su tenebroso aspecto. Los empleados del aeropuerto asociaron sus piercings con la magia negra, así que se vio obligado a volver a Alemania.

 

En 2012, Buchholz —que también cuenta con numerosos tatuajes, incluso oculares— logró el título del hombre con más modificaciones corporales.

 

La reina del piercing

 

La afrobrasileña Elaine Davidson ostenta el récord Guinness como la mujer con la mayor cantidad de piercings en su cuerpo. Fue en 1997 cuando empezó su transformación.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Elaine Davidson (@mostpiercedwomanelainedavidson) on

 

Hasta el momento, se ha perforado más de 9.000 veces. Davidson, que reside en Escocia, se gana la vida con apariciones en programas de televisión y sesiones de fotos.

 

Además, es propietaria de una tienda de ropa fetichista y cómics.

 

"Cuando voy de compras, es muy divertido: la gente me mira, seguro que piensa que es divertido o un poco intimidante, pero, ¿saben qué? Ya no me importa", declaró la extravagante mujer en la serie documental Taboo, de la cadena National Geographic.

 

SIGUE CONECTADO