Pasar al contenido principal
Si es Político es Público

Disuasión, la estrategia de Barbosa

Miguel Ángel Cordero

Hoy te voy a explicar por qué la detención de Óscar G., alias “el Loco Téllez”, fue un gran logro para el gobernador Miguel Barbosa al impactar en distintos ámbitos de la agenda pública.

 

La política está construida a través de símbolos. Los mensajes pueden ser emitidos tanto por las personas como las instituciones que integran un gobierno.

 

La detención de "el Loco Téllez" representa justamente un ejemplo del simbolismo detrás de la política y de un mensaje claro de combate a la inseguridad.

 

Pero el mensaje que está más allá del evidente es el que está mandando el gobernador a los criminales: en Puebla serán perseguidos, encontrados y detenidos.

 

Más aún, en el simbolismo político: Luis Miguel Barbosa comienza a decantarse como el gobernador de la seguridad. Es uno de los temas que más defiende en sus conferencias de prensa y pide que se reconozcan los logros en seguridad.

 

En su estrategia, la reducción de la inseguridad transita por la detención de cabezas criminales estridentes, para que de esa manera líderes menores sean disuadidos y así el crimen no se comenta, al menos, en la entidad.

 

En todos los cursos en materia de seguridad y crimen hay una ley máxima: el delincuente siempre va a privilegiar su libertad. Por esa razón, un criminal es capaz de disparar a quema ropa contra un ciudadano para huir de una escena del crimen o el secuestrador que es cercano a la víctima la asesinará si ésta le reconoce, porque para el delincuente la prioridad es la libertad.

 

Así, de acuerdo con las teorías de disuasión, el Gobernador está mandando un mensaje a los líderes criminales: “acá serás detenido y puesto a disposición. Si no quieres terminar en prisión no delincas en este estado”.

 

“El Loco” estaba vinculado a delitos como el robo a combustible, el asalto en carreteras, el narcotráfico, cometió secuestros y homicidios. Su detención, como símbolo, impacta sobre los criminales que cometen estos mismos ilícitos.

 

Pero además, en materia de comunicación, es un éxito esta detención porque ocurre en el siguiente contexto:

 

Por un lado, la pandemia de COVID-19 trae contra las cuerdas a todo el gobierno mexicano. En particular, el gobernador se ha opuesto a las medidas que considera imprudentes por parte de la Federación, si estas atentan contra la vida de los poblanos. Tal es el caso de la reapertura anticipada de la industria automotriz.

 

Por otro lado, el gobernador ha comenzado a dar golpes certeros en materia de seguridad y además se comienza a perfilar como que ese será el talante del mandatario para los próximos años, es decir, su identidad.

 

Y en ese sentido es un éxito la detención, porque construye la imagen del Gobernador en función de acciones de seguridad. ¿Qué tanto sería reconocido por la sociedad poblana Barbosa si regresa a Puebla a los años de tranquilidad? Mucho, por supuesto, es el primero de los reclamos ciudadanos en todas las encuestas.

 

Con identidad, un político, un funcionario, puede construir su narrativa y con ello trascender de la esfera política a la social, a la base, con los ciudadanos.

SIGUE CONECTADO