Pasar al contenido principal

Fiestas clandestinas, negligencia temeraria con origen familiar

Fiestas clandestinas, negligencia temeraria con origen familiar

La necesidad del confinamiento para evitar contagios de COVID-19 sigue siendo un juego para cierto grupo de la población, que a pesar de las restricciones y sin importarles la gran cantidad de contagios que existen en la ciudad aún llevan a cabo fiestas y reuniones para divertirse.

 

El gobierno municipal de Puebla ha desarticulado varias reuniones, en su mayoría convocadas por jóvenes que buscan beber y divertirse. La desobediencia por parte de los asistentes a este tipo de convivios refleja no solo su ignorancia, sino también su mala educación y la falta de supervisión familiar al no poder obedecer una sencilla norma de salud, además de presentar una actitud desafiante ante la pandemia que está afectado a millones de personas.

 

SIGUE CONECTADO