Pasar al contenido principal

Operador priista con señalamientos administrativos, foco de contagio en el IMSS

Operador priista con señalamientos administrativos, foco de contagio en el IMSS

Diego Cabrera Rojas es director administrativo de la Clínica 55 del IMSS, ex síndico municipal de Petlalcingo, operador priista y causa de contagio de COVID-19 en Amalucan. El funcionario ha dado positivo al virus causante del SARS-COV2 y no solo no ha guardado la cuarentena, sino que decidió irse de vacaciones a Acapulco aun contagiado, reducir el suministro de cubrebocas y alcohol en gel y aprovechar su estadía en la dirección administrativa para lucrar con las requisiciones, pases de salida y diversos asuntos económicos.

 

Solapado por el director general de la clínica 55, Guillermo Hernández Guzmán, señalan trabajadores de la delegación del IMSS y de la clínica, el exsíndico de Petlalcingo ha hecho negocio con su posición administrativa, pero principalmente ha puesto en riesgo de contagio de COVID-19 a 200 familias y derechohabientes del seguro.

 

La Clínica 55 del Seguro Social está ubicada en Amalucan, aunque da servicio a la mayoría de los trabajadores de las colonias la Rivera Anaya, Bosques de Chapultepec, Satélite, El Salvador, Clavijero, Seminario, América Sur y Norte, por mencionar algunas. En esta zona de la ciudad, de acuerdo con el reporte de Protección Civil, se concentra la mayor cantidad de contagios de COVID-19.

 

 

Diego Cabrera es parte de los contagiados. Hace 20 días, el IMSS le detectó que ese sujeto es positivo al virus, pero a pesar de ello se mantiene en contacto con trabajadores, pacientes y familiares en una clínica que, a pesar de haber sido sanitizada, está en riesgo por la virulencia del funcionario.

 

Tras mostrar síntomas, fiebre y tos, al funcionario se le aplicó un examen hace 20 días al que dio positivo. Aunque el instituto lo mandó a convalecer a su casa, el personaje vacacionó en Acapulco para después regresar a la clínica sin haber superado el virus. Hoy, pese al evidente foco de contagio que representa, se rehúsa a dejar la clínica, pues dice que no será discriminado por su enfermedad.

 

El director general de la clínica 55, Guillermo Hernández Guzmán, ha recibido las quejas de los trabajadores agremiados respecto a este comportamiento, pero las ha desestimado incluso cuando estas quejas tienen que ver también con el desempeño de Cabrera Rojas. Versiones apuntan a que esta complicidad se debe al uso que se le da a la dirección administrativa de dicha clínica, es decir, hay negocios y enjuagues con los insumos que son adquiridos. La prepotencia del funcionario queda en evidencia a través del video que muestra cómo les da la espalda a los trabajadores que piden que descanse.

 

Operador del PRI en la Mixteca

 

El comportamiento prepotente y altanero de Diego Cabrera tiene explicación en su breve paso por la política. El funcionario del Gobierno Federal es operador del PRI en la mixteca poblana y en el oriente del estado. En sus publicaciones en redes sociales destaca temas como el reparto de tinacos por parte de presidentes municipales amigos.

 

Más aún, Diego Cabrera presume también las gestiones que ha hecho de mascarillas y otros enseres de protección para trabajadores de la clínica 55, pero en su acción el tiro le salió por la culata, porque al subir las imágenes a redes sociales le criticaron esta acción.

 

“La entrega de estos insumos fue al inicio de la pandemia (una sola entrega). Esta publicación de ninguna forma corresponde a días actuales ya que después de la primera entrega no ha habido ninguna otra”, le respondió una mujer en su Facebook, luego de que el priista subiera imágenes presumiendo la entrega de estos insumos.

 

Destaca que en dicha entrega él aparece sin cubrebocas a pesar de que para entonces el virus que le contagio seguía activo.

 

El administrativo de la clínica no solo ha puesto en riesgo al personal a través del contagio directo que él representa, sino que ha causado que no haya abastecimiento de alcohol y cubre bocas en la clínica. Los trabajadores están enfrentando los contagios sin el equipo que debió gestionar para su suministro el funcionario.

 

Tras ser exhibido en su viaje a Acapulco, cuando debió convalecer, Diego Cabrera bajó las imágenes de sus redes sociales, pero no dejó de compartir imágenes alusivas al trabajo del director general del IMSS, Zoé Robledo, sobre quien pesan acusaciones de malversación de fondos para favorecer a empresas del hijo de Manuel Bartlett Diaz.

 

Diego Cabrera presume de manera constante en la clínica sus relaciones políticas y negocios. En particular, debido a que fue síndico del municipio de Petlalcingo, presume las relaciones familiares con el actual alcalde y la entrega, en distintos momentos, de tinacos en dicho municipio. También destaca sus vínculos con el municipio de Libres.

 

Estas relaciones con gobiernos priistas, aseguran en los corredores de la clínica, le mantienen contratado desde hace año y medio. Su pareja, quien también trabaja en la clínica, tampoco ha sido enviada a cuarentena por la supuesta protección con la que cuenta el funcionario.

 

De acuerdo con información oficial de la estadística del Seguro Social, la clínica 55 es la más conflictiva del IMSS en cuanto a quejas de personal y derechohabientes. El director general, Guillermo Hernández, ha trascendido a los cambios de delegados y como los escándalos que en dicha clínica han ocurrido no han causado su remoción, ha ignorado este último, el del foco de contagio de COVID.

SIGUE CONECTADO