Pasar al contenido principal

¿Qué es la peste bubónica y por qué vuelve a la luz?

¿Qué es la peste bubónica y por qué vuelve a la luz?

La peste bubónica, también conocida como peste negra, mató a más de la mitad de la población europea durante el siglo XIV. Ahora, nuevos casos aparecen en China y Mongolia y la dolencia vuelve en el ojo público. Pero ¿de qué se trata? Y, más importante, ¿hay que preocuparse?

 

La pandemia de peste bubónica mató entre 75 y 200 millones de personas durante 1347 y 1351, lo que entonces era más de la mitad de la población de Europa y Asia.

 

Causada por la bacteria Yersinia Pestis, que es zoonótica —se transmite entre humanos y animales—, la peste negra o bubónica hace que los ganglios linfáticos del cuerpo humano se inflamen.

 

Esto provoca la tensión dolorosa de los tejidos y la aparición de los comúnmente denominados 'bubones' de color negro, lo que da lugar al nombre de la peste como 'bubónica' o 'negra'. En general, la bacteria la transmiten las pulgas y los mamíferos pequeños como las ratas, por lo que un humano en contacto con cualquiera de los dos puede contagiarse.

 

Durante la Edad Media, los infectados desarrollaban cuadros de fiebre, vómitos y hasta convulsiones, que terminaban habitualmente en una muerte veloz, a veces en un par de horas. Aunque la inmensa oleada de muertes cesó, cada tanto hay rebrotes y la peste bubónica nunca pudo exterminarse.

 

Sin embargo, el desarrollo de antibióticos a partir del siglo XX permitió el tratamiento de los casos que hace 600 años no tenían cura efectiva. Pero, si son tratables, ¿hay que preocuparse por la peste?

 

Peste negra 2020: qué dice la OMS

 

Mientras la pandemia de COVID-19 demandó la atención mundial, nuevos casos de peste bubónica aparecieron en Mongolia y China.

 

El 6 de julio, la agencia Xinhua informó que una persona fue hospitalizada en Mongolia con síntomas de la peste después de consumir carne de marmota. Un día antes se había confirmado otro contagio en el norte de China, en una zona rural limítrofe con Mongolia.

 

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostuvo que estos casos no entrañan peligro, declaró que están acompañando el desarrollo de la situación, según declaró la portavoz del organismo, Margaret Harris, en conferencia de prensa.

 

La OMS también emitió una declaración en la cual reveló que la peste bubónica es una enfermedad endémica de la región donde fue detectada en China.

 

"Existe un tratamiento eficaz de antibióticos contra la bacteria en seres humanos. El diagnóstico y el tratamiento tempranos, durante las primeras 24 horas tras el surgimiento de los síntomas, permite salvar las vidas", se indicó, además, en un comunicado.

 

Según definen, la plaga se encuentra "en todos los continentes exceptuando a Oceanía, pero desde 1990 la mayoría de los casos humanos se han concentrado en África". Congo, Madagascar y Perú son los países más endémicos, indica el organismo internacional.

SIGUE CONECTADO