Pasar al contenido principal

Salvaguarda BUAP árboles del futuro

Salvaguarda BUAP árboles del futuro

A lo largo de 35 años, el Jardín Botánico Universitario (JBU) ha conformado cinco colecciones científicas de gran importancia a nivel estatal y regional. La más reciente, un banco de germoplasma de ocho especies de árboles que se encuentran en estado vulnerable y bajo amenaza, así lo dio a conocer la doctora Maricela Rodríguez Acosta, investigadora en esta dependencia de la BUAP.

 

Esta colección forma parte del proyecto Building Capacity and Implementing Tree Conservation in Mexico, el cual es financiado por la Botanic Gardens Conservation International. Gracias al apoyo de esta organización no gubernamental, el JBU recolectó un total de 53,929 semillas, de las cuales 40,188 están resguardadas en el banco de germoplasma de Ciudad Universitaria.

 

Las otras 13,741 semillas están protegidas en el Centro Nacional de Recursos Genéticos, en Tepatitlán de Morelos, ya que por cuestiones de seguridad no es pertinente que todas las semillas permanezcan en un mismo lugar debido a las zonas sísmicas de alto riesgo.

 

De las ocho especies de semillas de esta colección, las Vibumum microcarpum, Cymbopetalum baillonii y Bernardia macrocarpaA pertenecen a la categoría de vulnerables de acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza; mientras que las Beaucarnea gracilis Lem y la  Guaiacum coulteri están catalogadas como amenazadas, con base en lo establecido por la Norma Oficial Mexicana NOM -059- SEMARNAT 2010.

 

En lo que respecta a las semillas Peudosmodingium barkleyi, Beaucarnea alsonii y Yucca mixtecana, son especies raras y aún no han sido evaluadas por alguna de las dos instancias mencionadas.

 

Rodríguez Acosta afirmó que con este proyecto, la BUAP salvaguarda árboles del futuro, ya que es posible que en 30 años ya no existan en las zonas donde se recolectaron las semillas, debido al crecimiento urbano. Por ello se busca evitar la extinción de estas especies, para sembrarlas más adelante en lugares seguros para su crecimiento.

 

Estos ejemplares son almacenados a una temperatura de -20 grados en el Laboratorio de Ecofisiología y Conservación del JBU, para que puedan preservarse por más de 30 años; incluso, podrían perdurar hasta 150 años bajo las condiciones adecuadas.

 

Michelle Xicotencatl Lozano, responsable del área de conservación del JBU, explicó que antes de refrigerar las semillas estas pasan por un proceso sistemático en el que se limpian, se les hace una prueba de flotación en alcohol para comprobar su viabilidad, una caracterización morfológica y se asegura que no contengan humedad, entre otras pruebas que garanticen su buen estado para la preservación.

 

Las otras cuatro colecciones que resguarda el JBU son: Plantas vivas que alberga 1,350 especies de plantas silvestres, de las cuales 80 por ciento son nativas; Plantas herborizadas, conformada por 56,000 muestras de todo el estado de Puebla.

 

Además, el Herbario Histórico de la Biblioteca Lafragua, que data del siglo XX y está integrado a su vez por cinco colecciones que actualmente están siendo digitalizadas para su conservación y su consulta a nivel mundial; y, por último, la Colección de muestras medicinales de uso conocido, cuya adquisición se estima ocurrió de 1902 a 1938, es de origen alemán y cuenta con 182 frascos con plantas de gran valor médico, como la digitalis, amapola y belladona.

 

Todas estas colecciones biológicas están bajo la responsabilidad de Allen Coombes, curador del JBU, quien expresó que la preservación de las semillas de los árboles será un beneficio para las siguientes generaciones, así como para las investigaciones que de este esfuerzo se deriven.

SIGUE CONECTADO