Pasar al contenido principal

Inquietud por el nombramiento de censora para Facebook en Israel

Inquietud por el nombramiento de censora para Facebook en Israel

El nombramiento de Emi Palmor para el Órgano de Supervisión de Facebook ha suscitado inquietud entre los palestinos puesto que, a partir de ahora, esta abogada israelí de 53 años tendrá capacidad para aprobar o prohibir lo que publiquen los usuarios de la popular red social de Mark Zuckerberg.

 

El propio Zuckerberg calificó el Órgano de Supervisión de Facebook de "Tribunal Supremo". Se trata de una unidad que al principio estará integrada por una veintena de miembros aunque está previsto que más adelante llegue a los 40. Sus decisiones no se podrán recurrir puesto que el Órgano de Supervisión tendrá la última palabra en cualquier cuestión relacionada con la publicación en Facebook.

 

Emi Palmor es conocida entre los palestinos por haber trabajado durante cinco años para el ministerio de Justicia de Israel. Concretamente bajo la dirección de la ministra Ayelet Shaked, una política del partido La Casa Judía que representa al sector más extremista y nacionalista del arco parlamentario, defensora de los colonos más radicales y contraria a cualquier diálogo significativo con los palestinos.

 

LOS SUPERVISORES

 

Facebook anunció el 6 de mayo el establecimiento del Órgano de Supervisión, una unidad que pretende combatir el contenido de odio y los bulos que circulan por esta red social y también por Instagram. La unidad tendrá específicamente el mandato de "adoptar las decisiones finales y vinculantes sobre los contenidos concretos que serán permitidos o borrados". Además, podrá elevar "recomendaciones" sobre qué tipos de publicaciones no deberían autorizarse.

 

En teoría el Órgano de Supervisión es independiente de Facebook y está financiado en su totalidad por un ente que ha establecido la multinacional con 130 millones de dólares. Cualquier usuario de Facebook o Instagram podrá solicitar que se suprima un contenido o podrá solicitar que se restaure un contenido suprimido. En principio esta labor correrá, como hasta ahora, a cargo de los moderadores de Facebook, pero en caso de conflicto serán los miembros del Órgano de Supervisión quienes tengan la última palabra.

 

Aquí es donde entra la figura de la abogada Emi Palmor, que en la actualidad da clases en el Centro Interdisciplinario de Herzliya, al norte de Tel Aviv, un bastión de la derecha académica de Israel.

 

Palmor trabajó para el ministerio de Justicia entre 2014 y 2019 y una de sus misiones consistió en vigilar y censurar a los palestinos en las redes sociales, especialmente en Facebook, muy utilizada en los territorios ocupados por Israel en la guerra de 1967.

 

A LA SOMBRA DE SHAKED

 

La de Palmor era una posición de confianza de la ministra Shaked, que durante años se ha caracterizado por lanzar diatribas contra los palestinos y contra los árabes en general, a los que considera "enemigos", y también despotricar contra todo tipo de ONG que Shaked califica de "izquierdistas" y propalestinas.

 

A la sombra de Shaked, Palmor creó en 2016 la "Ciberunidad", que tenía por misión "suprimir, limitar o suspender el acceso a cierto contenido, páginas o usuarios".

 

Según la ONG israelí de derechos humanos Adalah, que tiene su sede en Haifa, la Ciberunidad "operó deliberadamente para suprimir decenas de miles de mensajes palestinos, imponiendo severas restricciones a la libertad de expresión y opinión, especialmente en lo relativo a Palestina".

 

Según Adalah, en 2017, el segundo año de Palmor en la Ciberunidad, el número de mensajes suprimidos creció en un 500 por ciento con respecto al año anterior, y se borraron 14.285 mensajes.

 

Activistas palestinos se preguntan si el Órgano de Supervisión de Facebook será "tan poco transparente" como la Ciberunidad israelí, especialmente teniendo en cuenta que la Ciberunidad solamente operaba contra los palestinos y no contra los innumerables mensajes racistas o discriminatorios que escribían usuarios israelíes judíos. (Sputnik)

SIGUE CONECTADO