Pasar al contenido principal

El cambio climático y las pérdidas y adquisiciones del Ártico

El cambio climático y las pérdidas y adquisiciones del Ártico

El cambio climático que afecta al Ártico más que a otros lugares del planeta no solo provoca el retroceso de los glaciares sino también lo convierte en una ruta comercial cada vez más importante, explicó en una entrevista con Sputnik el jefe del Servicio Federal de Hidrometeorología y Monitoreo Ambiental de Rusia (Roshydromet), Ígor Shumakov.

 

"La principal manifestación del cambio de las condiciones glaciares del Ártico es la disminución de la superficie de los hielos en el Océano Ártico que se registra durante todo el año", señaló Shumakov.

 

Los indicadores mínimos, prosiguió, corresponden a los años 2007, con una superficie de los hielos de 4,19 millones de kilómetros cuadrados; 2012, con 3,35 millones de kilómetros cuadrados; y 2019, con 4,1 millones de kilómetros cuadrados. Mientras, para ofrecer un punto de referencia, en 1980 los glaciares ocupaban 7,6 millones de kilómetros cuadrados, y en 1983 7,28 millones de kilómetros cuadrados.

 

Además, se está reduciendo el espesor de los glaciares, y los hielos plurianuales en los mares árticos de Rusia casi han desaparecido.

 

"En invierno todos estos mares se siguen cubriendo con gruesos hielos anuales y los momentos de la formación y del derretimiento (de los hielos) se desplazan para octubre-noviembre y mayo-junio correspondientemente (sobre todo en el mar de Chukotka)", precisó.

 

ISLAS NUEVAS

 

La degradación de los glaciares lleva, en particular, a la formación de nuevas islas, ante todo en la Tierra de Francisco José.

 

"En algunos casos los archipiélagos, cubiertos de hielo, con la disminución de los glaciares serán separados por estrechos de la parte principal y se convierten en islas", explicó y agregó que resulta interesante la formación de las islas a través de otro mecanismo, "la acumulación de sedimentos en las áreas de aguas someras".

 

"Un proceso similar dio origen a la isla de Yaya en la parte oriental del mar de Láptev", indicó.

 

En total, aseguró, "es difícil predecir cuántas correcciones habrá que hacer en los mapas geográficos y de navegación del área del Ártico".

 

LA RUTA DEL NORTE

 

A la vez, la disminución de los hielos hizo que la Ruta Marítima del Norte sea navegable por más tiempo, una de las causas por las cuales el flujo de mercancías aumentó varias veces.

 

"De acuerdo a un decreto del presidente de Rusia está previsto incrementarlo hasta 80 millones de toneladas en 2024 y hacer la Ruta navegable durante todo el año", auguró.

 

No obstante, es imposible lograr estos objetivos sin un monitoreo más detallado de todas las aguas que atraviesa la Ruta.

 

"Por esta razón nos estamos ocupando constantemente de restablecer la red polar de las estaciones hidrometeorológicas, organizar en ellas un monitoreo completo del medioambiente incluyendo la contaminación del aire y del agua, instalar dispositivos y equipos de punta y equipamiento de procesamiento automático de datos", enumeró.

 

Shuvalov instó además a recuperar el sistema de los puntos de observación que se degradó en los tiempos postsoviéticos.

 

En 2018 en la región polar funcionaban tan solo 41 estaciones de monitoreo de los glaciares y "la densidad de los puntos de observación es insuficiente", subrayó, a pesar de que en los últimos años "gracias a los esfuerzos de Roshydromet en el Ártico se instalaron varios observatorios".

SIGUE CONECTADO