Pasar al contenido principal

El Real Madrid se juega su futuro en la Champions y Gareth Bale prefiere no viajar

El Real Madrid se juega su futuro en la Champions y Gareth Bale prefiere no viajar

El equipo merengue lo tiene difícil en casa del Manchester City. Lesionados, alienación inusual sin Sergio Ramos y una crisis de confianza entre el entrenador Zinedine Zidane y el galés Gareth Bale, que rehusó viajar con la plantilla para disputar el partido de vuelta de los octavos de final, amenazan el futuro del Madrid en la Champions League

 

Pese a la necesidad de remontar un marcador adverso de inicio, el partido del 7 de agosto en tierras inglesas presenta una oportunidad para que el Real Madrid siga haciendo gala de las buenas sensaciones que han adornado sus resultados tras la reanudación de la competición liguera en España

 

Pero el hecho de que el polivalente centrocampista galés se haya autodescartado para disputar el partido, parece haber tensado su relación con el técnico galo, situación que puede enturbiar el ambiente en el seno del vestuario. Al equipo blanco le han salido muy bien las cosas desde que se reanudara la competición futbolística en España (campeón de Liga, a la postre), rendimiento que quiere trasladar al ámbito de la Champions League. Si su prestación antes de la suspensión liguera suscitaba dudas ―el 26 de febrero perdió en Madrid ante el Manchester City por 1-2 en el partido de ida de octavos de final de la Champions League―, la disposición actual del combinado merengue es claramente mejor. 

 

 

 

Bale se autodescarta 

 

"Bale ha preferido no jugar". Así ha explicado en rueda de prensa el técnico Zinedine Zidane la ausencia en la expedición de Gareth Bale. Con un rendimiento menor que en años anteriores, la presente temporada no estaba resultando buena para él. 

 

Sin embargo, el galés contaba en los planes del entrenador francés, quien aparte de incluirlo en el banquillo, tal vez le concediera unos minutos de juego. Pero ante esta perspectiva, ha trascendido que el jugador británico ha pedido personalmente no integrar la expedición blanca. 

 

De resultas, Gale se ha quedado en Madrid, donde los medios especializados incluso especulan con su presencia en un campo de golf mientras el propio Zidane atendía a los medios en una rueda de prensa, asediado a preguntas al respecto. Comedido siempre, Zinedine Zidane manifestó: 

 

"Al final se dicen muchas cosas y tenemos una relación de respeto entrenador-jugador. Es una charla privada, pero solo te puedo decir que ha preferido no jugar y el resto es entre él y yo". 

 

El comportamiento de Gareth Bale está siendo consecuentemente puesto en tela de juicio. Con un contrato millonario, negarse a desplazarse junto con el resto del equipo para disputar un partido en el que tal vez se requiriera de su presencia en el terreno de juego, equivale a negarse a ir a trabajar. A nadie se le escapa que su relación con Zidane es mejorable, a quien la figura del inglés no parece entusiasmar. Tampoco parece contar para sus planes de futuro. 

 

 

 

Problemas en el horizonte 

 

El Real Madrid es un equipo invicto tras la vuelta de la actividad futbolística. Sin embargo, la ausencia del capitán Sergio Ramos ―quien fue expulsado en el partido de ida y obligatoriamente se perderá el desenlace de los octavos de final― representa una dificultad que obliga a recomponer el once titular (el brasileño Militao suena como su sustituto). 

 

Si a eso le añadimos que el belga Hazard sigue arrastrando molestias físicas tras perderse la mayor parte de la temporada por lesión y que todavía no ha recuperado su mejor juego, las dificultades se redoblan. Aunque Zidane cuenta con él, Asensio o Vinicius podrían acompañar a Benzemá en la delantera. 

 

 

 

El peligro del City 

 

En Inglaterra aguarda el equipo entrenado por el legendario entrenador y exjugador catalán Pep Guardiola, un hombre minucioso acostumbrado a partes iguales a ganar al Real Madrid y a tener motivos para temerlo. 

 

Al igual que en el partido de ida, el equipo inglés no contará con el apoyo del público, ya que en la nueva normalidad directamente no hay público. También sufre la baja por lesión de uno de sus mejores jugadores, el argentino Agüero, pero su ausencia no puede compararse a la de Sergio Ramos en el Real Madrid, una especie de líder emocional que galvaniza a toda su tropa comandando las acciones desde atrás. Aun así, De Bruyne, Bernardo Silva, Gabriel Jesús y el goleador Sterling componen una amenaza caracterizada por su versatilidad. El partido se disputa en el Etihad Stadium a las 19:00 horas GMT. 

SIGUE CONECTADO