Pasar al contenido principal

Mario Mendívil habría defraudado a Televisa, al SAT y a la Liga MX

Mario Mendívil habría defraudado a Televisa, al SAT y a la Liga MX

La venta de Lobos BUAP a FC Juárez en 2019 podría tener más aristas a investigar por parte de las autoridades mexicanas, ya que además del litigio que interpuso la BUAP contra Mario Mendívil y su empresa Garden Teas al considerar ilegal la transacción, habría otros protagonistas que pudieron haber sido también defraudados como Televisa, la Liga MX y e incluso el SAT.

 

Según el periodista Mario Maldonado en su columna ‘Historia de NegoCEOs’, con una sola factura, Garden Teas pudo burlar al SAT y a la Liga MX para que respaldaran la negociación que tuvo con Alejandra de la Vega, dueña de FC Juárez y con paso en la función pública durante el gobierno de Javier Corral en Chihuahua.

 

El comunicador señaló que luego de la revelación de documentos internos, el caso podría dar un giro inesperado en contra de Mendívil, ya que permitiría demostrar que se hizo pasar como el dueño de la franquicia de Lobos BUAP, a pesar de que la BUAP demanda que él no tenía facultades para venderla.

 

Maldonado explicó en su pieza que mientras Mendívil administraba a Lobos desde mayo de 2018, se auto vendió simuladamente la franquicia generando una factura por 120 millones de pesos expedida en diciembre del mismo año, esto haciendo uso de sellos y claves fiscales que tuvo a su mano gracias a la cesión de derechos que le dio la universidad.

 

La columna que apareció en El Universal argumenta que justamente con esa factura es como Mendívil se identificó como dueño de Lobos ante el SAT, ante la Liga MX e incluso Televisa, y ejecutó la venta a Juárez, aunque los 120 millones de pesos de dicho comprobante fiscal era del pago de la multa que hizo para que la Jauría se pudiera mantener en Primera División luego de su descenso deportivo en mayo de 2018.

 

Por ende, Maldonado expone que al juicio que tiene en contra Mendívil por el fraude a la BUAP, se le podría unir una investigación por parte de la UIF por el posible delito de simulación de operaciones.

SIGUE CONECTADO