Pasar al contenido principal

Escala a redes sociales conflicto panista interno

Escala a redes sociales conflicto panista interno

Genoveva Huerta, la presidenta del PAN en el estado, se ha convertido en un factor de división. Su intento de llegar a la presidencia municipal presionando por vías legales y mediáticas causó que se filtraran las conversaciones privadas entre ella y el exalcalde Eduardo Rivera Pérez.

 

Huerta Villegas pretende utilizar su mayoría en la Comisión Permanente -vías legales- para establecer que en la capital, de acuerdo con la normativa del INE en cuanto a asignación de género, la candidatura sea entregada a una mujer: ella.

 

Desde la semana pasada, Marko Cortés ha sostenido encuentros con liderazgos panistas locales. De esas reuniones trascendió que Rivera Pérez ya había sido ungido como el candidato a la presidencia de Puebla capital.

 

Esta versión causó molestia en Genoveva Huerta, quien empujó aún más sus estrategias mediáticas y legales para quedarse con la candidatura. Ante ello, el periodista Carlos Gómez reveló imágenes de la pantalla -presuntamente de Eduardo Rivera, por la colocación del envío de mensajes- en la que Huerta y él evaden un encuentro.

 

A raíz de esa publicación, Mario Riestra, excandidato al Senado, incluso ofreció en su cuenta de Twitter actuar como intermediario de la reunión entre ambos, pues ya la diferencia es pública.

 

“Dado que se han publicitado los mensajes, no le demos más vueltas al asunto. Permítanme invitarlos a comer la semana que entra. Estimada @GenovevaHuerta, ¿podrías sugerirnos 2 fechas e invitar a quien gustes? Estoy seguro que @eduardorivera01 no tendrá inconveniente”, escribió el también exsecretario del ayuntamiento.

 

La división al interior del PAN poblano ha encontrado su mayor fractura en este incidente, pues la divulgación de conversaciones privadas revela el grado de polarización que hay entre los grupos panistas.

 

En estos días también trascendió que el posicionamiento que tiene Eduardo le ha llevado a solicitar que él ponga su lista de regidores, para no tener los predicamentos de la primera ocasión en la que fue alcalde.

 

Pero esta petición choca con la estrategia de Genoveva Huerta, quien pretende colocar a incondicionales en las candidaturas a regidurías, diputaciones locales e incluso federales, a pesar de que estas últimas serán entregadas por el propio Marko Cortés.

 

Huerta Villegas está planteando su estrategia en dos frentes, comentan a Imagen Poblana panistas cercanos a este conflicto. Por un lado, a Marko Cortés le está obligando a “comprar su lealtad”. Como sabe que el líder nacional del PAN busca reelegirse, ella ofrece el apoyo de sus votos siempre y cuando haya acuerdos en candidaturas.

 

De manera horizontal, la panista defiende la candidatura a la alcaldía para ella con la intención de “encarecer la negociación”. Sabe que no será candidata a la presidencia, pero que bajarse cueste.

SIGUE CONECTADO