Pasar al contenido principal
Con los pelos de la burra

Estafan estrena celular

Asnaquio Rebuznón

Muy contento andaba el PRInosaúrico Burro Estafan una tarde estrenando un celular que compró con sus “bien” ganados ahorros. Tan feliz estaba que le habló a todos sus amigos tricolores.

 

Estafan: ¡Qué bonito celular me compré! No le entiendo a nada, pero está bien bonito. Le voy a hablar a mis amigos, nomás para que se acuerden de mí.

 

(Suena tono de llamada)

 

El Checo Pulido: Sí, bueno.

 

Estafan: ¿Qué pasó, mi góber? ¿Cómo estás? ¿Ya me extrañas?

 

El Checo Pulido: ¡Estafan! ¡A ti te ando buscando, ca…!

 

Estafan: ¿Qué pasó, mano? ¿Por qué la agresividad?

 

El Checo Pulido: ¡No te hagas! No es posible que en solo 6 meses te hayas ching… robado tanto dinero. Eso me indigna porque traicionaste mi confianza.

 

Estafan: A ver, a ver, Checo, tú me dijiste “sírvete” y pues yo me serví con la cuchara grande. No entiendo tu indignación

 

El Checo Pulido: Me indigna que jamás me hayas enseñado cómo le hiciste, eres un maestro del agandalle.

 

Estafan: Yo lo sé, mano, un día te enseño mis trucos de magia. Te dejo, porque como que tu voz me aburre un poco y ya me estoy durmiendo.

 

(Suena tono de “Jurassic Park”)

 

Secretaria: Bueno, oficina del líder Carnalillo. ¿Quién habla?

 

Estafan: ¿Cómo que quién habla? ¿Tan rápido te olvidas del más mejor jefe que tuviste?

 

Secretaria: Ah… ¡Carnalillo, le habla Estafan!

 

Carnalillo (susurrando): No, dile a ese que no estoy, dile que me fui de gira y que no voy a volver.

 

Secretaria: Dice Carnalillo que no está.

 

Estafan: Si lo estoy escuchando. Dile que me conteste.

 

Secretaria: Dice Estafan que conteste, jefe, que no sea nena.

 

Carnalillo (fingiendo voz): Hola, soy la secretaria de la secretaria, el jefe Carnalillo no está disponible y se encuentra fuera del área de servicio (cuelga).

 

Estafan: ¡Qué raro! El Carnalillo me tiene en un altar. No sé por qué no quiere hablar conmigo.

 

Espías: Nosotros tampoco entendemos.

 

Estafan: ¿Quién dijo eso?

 

Espías: Esteeee, fue tu imaginación.

 

Estafan: Como que me hace falta mi coquita light, ya escucho voces. Mejor le voy a hablar a mi amiga Chanclita Alcatraz, ella me quiere mucho.

 

(Suena tono de “Marcha Fúnebre”)

 

Chanclita (entrando en pánico): ¡En la m…! Es Estafan. ¿Qué hago? ¿Qué hago?

 

Espías: Contéstale

 

Chanclita: Ok, las voces que tengo en mi cabeza me dicen que conteste, nunca se equivocan. Esas voces me dicen también que fui la mejor chanclaldesa de la aldea.

 

Estafan: ¿Qué pasó, amiga Chanclita, cómo estás?

 

Chanclita: Estafan, no podemos hablar. Hay pájaros en el alambre.

 

Estafan: Pues mátalos, Chanclita, no te acuerdas cuando fuimos a cazar patos.

 

Chanclita: ¡No, baboso! Hay pingüinos en el iceberg.

 

Estafan: Pues claro, los pingüinos necesitan hielo. ¿Qué te pasa, estás bien rara?

 

Chanclita: ¡Oh que la chin..! Nos están grabando. Está intervenido tu celular. Voy a colgar, si te preguntan por mí en la Fiscalía ni me conoces.

 

Estafan (Preocupado): No puede ser, me estaban grabando… ¡Y yo en calzones! A ver si no me filmaron nadando… en billetes. Estos nuevos celulares son cosa del diablo, al menos servirá para echar apuestas con el Vastaguito, ese chamaco sí que está aprendiendo. Es todo un Estafan.

SIGUE CONECTADO