Pasar al contenido principal

El clima como deidad natural

El clima como deidad natural

La vida en la ciudad muchas veces nos lleva a olvidar que todo tiene un origen natural y que no siempre es necesaria la nueva tecnología, manteniéndonos pegados a nuestros smartphones o pantallas de computadora.

 

Los múltiples pueblos que tenemos en México aún nos pueden enseñar mucho una forma de vida lejos de lo que dice una pantalla, siendo un ejemplo claro el predecir el clima sin la necesidad de consultar a las aplicaciones de meteorología.

 

En muchos lugares se toma al clima como una deidad natural y tienen sus propias maneras de conocer cómo será el día, siendo un punto fundamental en la subsistencia agrícola y para el correcto desarrollo social en estas zonas.

 

Por principio de cuentas se usan los sentidos para predecir el clima. La vista, el olfato y el tacto detectan las señales mediante color, forma y tamaño de las nubes, así como astros como la luna y las estrellas. De esta manera, se pueden predecir las heladas, las lluvias y otros fenómenos, a fin de proteger el maíz.

 

El clima también se asocia con los animales en el campo, pues hormigas, aves, coyotes y otras especies emiten cantos, vuelos y comportamiento que pueden predecir condiciones de frío, calor y lluvia.

 

No debemos olvidar que para estas comunidades el clima o el temporal son deidades que mantienen el equilibrio natural, a lo que se les debe tener mucho respeto y rendirles culto.

SIGUE CONECTADO