Pasar al contenido principal

Así se regula la marihuana en América Latina

Así se regula la marihuana en América Latina

La aprobación en el Senado mexicano de un proyecto integral sobre el mercado del cannabis lo acercó al modelo uruguayo, todavía excepcional en la región. Y es que el uso recreativo sigue siendo rechazado por la mayoría de los Estados latinoamericanos, que sí se han ido abriendo al cannabis medicinal y sus beneficios.

 

Como uno de los continentes más golpeados por el narcotráfico en las últimas décadas, la posibilidad de legalizar el cannabis siempre ha tenido mucho tabú en los países de América Latina. Sin embargo, los últimos años han demostrado aperturas insospechadas en otras épocas.

 

En una sesión histórica, el Senado mexicano dio media sanción a la Ley Federal para la Regulación del Cannabis, una norma que apunta a regular la "siembra, cultivo, cosecha, producción, etiquetado, empaquetado, promoción, publicidad, patrocinio, transporte, distribución, venta y comercialización".

 

El proyecto de ley, que ahora deberá ser aprobado también por Diputados, habilita el consumo de cannabis con fines recreativos a través de clubes o de autocultivo.

 

El modelo mexicano tiene similitudes con el de Uruguay, país pionero en la región en cuanto a la regulación del cannabis. En diciembre de 2013, el Parlamento uruguayo aprobó el proyecto de ley que había sido enviado por el Gobierno de José Mujica (2010-2015) para regular el mercado de cannabis. La experiencia uruguaya fue la primera en el mundo en la que el Estado regula toda la producción y comercialización de la marihuana.

 

¿Cómo se regula la marihuana en América Latina?

 

    Uruguay

 

El modelo uruguayo estableció tres formas de acceder al cannabis de uso recreativo: el autocultivo, los clubes cannábicos y la venta en farmacias autorizadas. En todos los casos, los consumidores deben registrarse ante el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), que también es el encargado de otorgar las licencias a empresas privadas que se encargan de la producción en terrenos del Estado.

 

    México

 

La iniciativa mexicana establece estos tres mismos canales de distribución de la marihuana, aunque dispone que la venta no será en farmacias —donde sí se comercializan los productos de cannabis medicinal— sino en "establecimientos específicos" que solamente podrán comercializar marihuana y accesorios relacionados.

 

    Chile

 

En Chile, el autocultivo de cannabis es legal desde 2006. La ley permite utilizarla tanto para fines recreativos como medicinales pero aclara que debe plantarse para "consumo personal exclusivo y próximo en el tiempo" y con una autorización del Servicio Agrícola Ganadero (SAG). No contar con autorización o sobrepasar el máximo de seis plantas constituye delito. Por eso es que, a pesar de la regulación, las detenciones de cultivadores clandestinos siguieron en los años siguientes.

 

    Colombia

 

Colombia es otro país en el que las iniciativas para regular el cannabis no lograron el apoyo que esperaban. Un proyecto de ley presentado en 2020 para habilitar el consumo de marihuana con fines recreativos, presentado por los legisladores Juan Carlos Losada y Juan Fernando Reyes Kuri, ambos del Partido Liberal, fue rechazado por el Congreso en el mes de noviembre.

 

¿Solo cannabis medicinal?

 

La reticencia que los países siguen manteniendo al cannabis recreativo no pesa sobre el cannabis medicinal, que en los últimos años ha sido autorizada por gran cantidad de naciones en el mundo.

 

    Argentina

 

Uno de los últimos casos en América Latina fue el de Argentina, que a comienzos de noviembre emitió un decreto para permitir el autocultivo de cannabis con fines medicinales. El texto habilitó a las personas que tengan recetas médicas de cannabis medicinal la plantación domiciliaria de la planta, así como la posibilidad de adquirir los productos en farmacias.

 

    Brasil

 

Brasil había hecho algo similar en los últimos días de 2019, cuando la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) autorizó la venta de cannabis medicinal en farmacias y droguerías. La reglamentación también dispone que los productos de cannabis con una concentración de THC —componente que le da el carácter psicoactivo a la planta— mayor a 0,2%, solo podrán ser dispensados a pacientes en etapa terminal o que hayan agotado las alternativas terapéuticas.

 

El uso de cannabis medicinal también está aprobado en Perú, Paraguay y Ecuador, además de los países que ya habilitan el uso recreativo. Actualmente solo Venezuela y Bolivia mantienen las restricciones para todo tipo de cannabis. En este último, en marzo trascendió la posibilidad de que se avanzara en la regulación de la marihuana con fines médicos, aunque la regulación finalmente no prosperó.

SIGUE CONECTADO