Pasar al contenido principal

Informan de 600 muertos en masacre en la ciudad etíope de Mai Kadra

Informan de 600 muertos en masacre en la ciudad etíope de Mai Kadra

Al menos 600 personas murieron en una masacre en la ciudad de Mai Kadra, en la región etíope de Tigray, donde actualmente tienen lugar enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales, informó este martes la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía (EHRC, por su sigla inglesa).

 

Anteriormente, la ONG Amnistía Internacional informó de una matanza ocurrida el 9 de noviembre en la región etíope de Tigray, durante la cual fueron asesinados varios centenares de civiles, pero advirtió que desconocía quién perpetró los crímenes.

 

"Partiendo de los testimonios recopilados hasta la fecha, según la Comisión, perecieron al menos 600 civiles. El número de muertos podría ser aún mayor, ya que la EHRC informó de personas desaparecidas y cuerpos escondidos en campos fuera de Mai Kadra", afirmó la entidad en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

 

La Comisión subrayó que se trata de una violación grave de los derechos humanos, que podría equipararse a un crimen de lesa humanidad o un crimen de guerra, y prometió presentar un informe completo de lo ocurrido.

 

Según testigos que sobrevivieron a la masacre de Mai Kadra, la gente fue atacada por el Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT). Los medios etíopes consideran que en la masacre perecieron unos 500 civiles.

 

La Comisión visitó Mai Kadra y otras ciudades etíopes para investigar la matanza, que pudo ser perpetrada por un grupo informal de jóvenes Samri, que contaban con el apoyo del Frente Popular de Liberación de Tigray, de representantes de la administración local y de las fuerzas de seguridad.

 

Los asesinos iban de puerta en puerta, junto con los rebeldes y la policía, apaleando, acuchillando a las víctimas, estrangulándolas con cuerdas, atacándolas a hachazos y a machetazos por su "origen" indebido.

 

Al mismo tiempo, los sobrevivientes revelaron a los activistas de derechos humanos que algunos habitantes locales trataron de manera humana las víctimas y hasta lograron salvar a muchas personas, a quienes "albergaron en sus hogares, iglesias y campos" y de esa forma los ocultaron de los militantes que querían asesinarlos.

 

El pasado 4 de noviembre las autoridades de Etiopía lanzaron una operación militar en Tigray tras acusar al FLPT, el partido gobernante en la región, de haber atacado dos bases del ejército federal.

 

El FLPT negó el ataque y acusó a Adís Abeba de estar fabricando un pretexto para la intervención militar.

 

SIGUE CONECTADO