Pasar al contenido principal

Nuestra galaxia está siendo violentamente perturbada por otra

Nuestra galaxia está siendo violentamente perturbada por otra

La Vía Láctea está siendo arrastrada, retorcida y deformada con extrema violencia por la fuerza gravitatoria de una galaxia más pequeña, la Gran Nube de Magallanes. Los efectos de la colisión de las dos aún se observan hoy en día y deberían forzar una revisión de cómo evolucionó nuestra galaxia.

 

Los científicos creen que la Gran Nube de Magallanes cruzó los límites de la Vía Láctea hace unos 700 millones de años, lo que es bastante reciente según los estándares cosmológicos. Debido a su gran contenido de materia oscura, alteró fuertemente el tejido y el movimiento de nuestra galaxia.

 

Investigaciones anteriores han revelado que esta galaxia, como la Vía Láctea, está rodeada por un halo de partículas evasivas de materia oscura que no absorben ni emiten luz, pero que tienen efectos gravitatorios extremadamente fuertes.

 

Usando un sofisticado modelo estadístico que calculó la velocidad de las estrellas más distantes de la Vía Láctea, el equipo de la Universidad de Edimburgo descubrió cómo la Gran Nube de Magallanes estaba distorsionando el movimiento de nuestra galaxia. El estudio fue publicado en Nature Astronomy.

 

Los investigadores encontraron que la enorme atracción del halo de materia oscura de la Gran Nube de Magallanes está tirando y retorciendo el disco de la Vía Láctea a 32 km/s o 115.200 kilómetros por hora hacia la constelación de Pegaso.

 

Asimismo, resultó que la Vía Láctea no se estaba moviendo hacia la ubicación actual de la Gran Nube de Magallanes, como se pensaba anteriormente, sino hacia un punto en su trayectoria pasada. Parece que se debe a que la galaxia más pequeña, impulsada por su enorme fuerza gravitatoria, se está alejando de la Vía Láctea a una velocidad aún mayor.

 

Este descubrimiento ayudará a los científicos a desarrollar nuevas técnicas de modelado que capturen la fuerte interacción dinámica entre las dos galaxias. Ahora intentan averiguar la dirección desde la que la Nube de Magallanes cayó por primera vez en la Vía Láctea y el momento exacto en el que ocurrió. Esto revelará la cantidad y distribución de la materia oscura en las dos galaxias con gran detalle.

 

De acuerdo a Jorge Peñarrubia de la Escuela de Física y Astronomía, citado por la Universidad de Edimburgo, "entenderlo puede darnos una visión sin precedentes sobre la distribución de la materia oscura en ambas galaxias".

SIGUE CONECTADO