Pasar al contenido principal

Informe revela miles de muertes infantiles en hogares para madres solteras en Irlanda

Informe revela miles de muertes infantiles en hogares para madres solteras en Irlanda

En Irlanda, miles de niños murieron, durante los últimos ochenta años, en 18 hogares materno infantiles, inmuebles donde se hospedaban a futuras madres para alumbrar a sus hijos. Dichas instituciones estaban administradas por el Estado y la Iglesia católica.

 

De acuerdo con un informe de la Comisión irlandesa de Investigación de Hogares Maternos e Infantiles y Ciertos Asuntos Relacionados (CIMBH, por sus siglas en inglés) se estableció que entre 1922 y 1998, alrededor de 56.000 personas (desde niñas de 12 años hasta mujeres de 40) fueron instaladas en estas casas, donde dieron a luz a 57.000 niños. De éstos, uno de cada siete (15 % o 9.000) murió. A pesar de altas cifras de muerte, las autoridades no intervinieron para acabar con tales prácticas.

 

Aunado a lo anterior, entre 1934 y 1973, se realizaron siete ensayos de vacunas en niños, violando las normas éticas. Además, entre 1920 y 1977, los cuerpos de más de 950 menores fueron enviados a facultades de medicina para "estudios anatómicos".

 

El informe refiere que las mujeres ingresaban a esos hogares a falta de "otra alternativa" y muchas padecieron "abuso emocional". El estudio indica a que "la atmósfera parece haber sido fría y aparentemente indiferente", además, las integrantes recibían poca o ninguna atención prenatal.

 

Al respecto, el primer ministro irlandés, Micheál Martin, declaró que el informe "abre una ventana a una cultura profundamente misógina en Irlanda durante varias décadas". Teníamos una actitud completamente distorsionada hacia la sexualidad y la intimidad, y las madres jóvenes y sus hijos e hijas se vieron obligados a pagar un precio terrible por esa disfunción", sostuvo.

 

Asimismo, el arzobispo Eamon Martin, figura principal de la Iglesia católica irlandesa, se disculpó "sin reservas" con los sobrevivientes, y reconoció que se ha sacado a la luz "un capítulo oscuro en la vida de la Iglesia y la sociedad", cita Reuters.

 

Por otra parte, Philomena Lee, una de las mujeres que estuvieron recluidas en ese tipo de 'hogares' y que pasó años buscando a un hijo al que se vio obligada a dar en adopción, expresó: "Fuimos destrozadas, simplemente porque no estábamos casadas en el momento en que nacieron nuestros hijos".

 

Además de ofrecer disculpas oficiales por parte del Estado, el primer ministro apuntó que las cifras de mortalidad infantil es "uno de los hallazgos más profundamente angustiantes" de la investigación. "Una cruda verdad en todo esto es que toda la sociedad fue cómplice. Vamos a tener que enfrentarnos a esto y aceptarlo como pueblo", afirmó.

SIGUE CONECTADO