Como despedida, Trump se jacta de unir al mundo contra China y no iniciar nuevas guerras

Este martes el presidente Donald Trump se despidió por medio de un discurso en el que llama a "rezar" por el éxito de la administración Biden. Además, consideró que sus principales logros fueron normalizar las relaciones en Oriente Medio e intentar unir a las naciones "para enfrentar a China como nunca antes".

 

El mandatario saliente declaró respecto al asalto al Capitolio del 6 de enero, que "todos los estadounidenses estaban horrorizados" por lo ocurrido. Y enfatizó que "la violencia política es un ataque a todo lo que apreciamos como estadounidenses" y "nunca podrá ser tolerado".

 

Además, al referirse a la nueva administración, Trump omitió el nombre del nuevo presidente. "Esta semana inauguramos una nueva Administración y oramos por su éxito en mantener a EU seguro y próspero", de acuerdo con los extractos publicados por la Casa Blanca.

 

Asimismo, el presidente saliente dijo que "el movimiento que comenzamos apenas está empezando" y puntualizó que asumió las peleas "más duras", así como las decisiones "más difíciles", pues para eso lo habían elegido.

 

También se jactó de que gracias a la "audaz diplomacia y al realismo basado en principios" de su administración, Estados Unidos logró "una serie de acuerdos de paz históricos en Oriente Medio".

 

"Es el amanecer de un nuevo Oriente Medio y estamos trayendo a nuestros soldados a casa. Revitalizamos nuestras alianzas y unimos a las naciones del mundo para enfrentar a China como nunca antes". Además, presumió de ser "el primer presidente en décadas que no ha iniciado nuevas guerras".

 

Resaltó que su Administración había "restaurado la fuerza estadounidense en casa y el liderazgo estadounidense en el exterior", además "construyó la mayor economía de la historia del mundo".

 

Y aseguró que su trabajo "no se trataba de derecha o izquierda", de republicanos o demócratas, sino "del bien de una nación", de "toda la nación".

Notas Relacionadas