El impacto del COVID en la participación electoral

Es interesante observar como la COVID pasó de ser un tema de importancia menor para los mexicanos a una de las principales preocupaciones sociales.

 

Diversas encuestas coinciden en esta modificación de las percepciones sociales.

 

Así, el incremento de casos y su consiguiente cobertura mediática causará que los ciudadanos tengan aún más temor de contagiarse.

 

En ese sentido, la elección de este año tendrá como elemento toral el miedo de contagio.

 

Es una verdad de perogrullo decir que el miedo al contagio de la COVID reducirá la participación electoral.

 

¿Pero la participación de quién?

 

Hay una correlación directa entre el perfil del votante volátil y los ciudadanos informados sobre la COVID.

 

Los volátiles, que son quienes deciden su voto por las circunstancias, propuestas y emociones que les transmite el candidato, son justamente los más informados sobre la COVID.

 

(Por supuesto, hablamos en sentido general, ya que habrá casos específicos que no coincidan con el modelo acá expuesto. En fin, sigamos con el análisis).

 

Es decir, un 15 a 10 % del listado nominal decidirá si vale la pena exponerse a un contagio con tal de apoyar a su candidato favorito.

 

El resto, un 30 % del listado, corresponde a los votantes duros, las estructuras de los partidos.

 

PARA ENTENDER MEJOR ESTA COLUMNA, TE RECOMIENDO MI ANÁLISIS ANTERIOR: El espejismo de Andrés Manuel

 

La cosa acá se complica para la oposición.

 

Coincidentemente los más informados sobre la COVID y sus efectos en la salud y la economía son justamente los opositores a Andrés Manuel. Son los críticos de las decisiones del presidente.

 

Entonces, es lógico afirmar que la reducción de la participación ciudadana por el miedo a contagiarse de SARS-COV-2 reducirá la cantidad de votantes de la oposición.

 

Claro que entre los volátiles hay simpatizantes de López Obrador, pero son minoría.

 

La base del presidente se encuentra justamente en el segmento de los votantes duros.

 

Así, ¿la COVID indirectamente favorecerá al partido del presidente en cuanto a la no participación?

 

La otra pregunta válida es ¿los inconformes con las decisiones del Gobierno son numéricamente superiores a los que respaldan al mandatario federal?

 

Como sea, es un hecho que el voto volátil caerá.

 

Tal vez la participación electoral se mantenga en 40 %, es decir, baja y en la que las estructuras contarán por completo.

 

Impriman esta columna y compártanla a su futuro coordinador de campaña.

 

Le ayudará mucho leerla.