“Bacurau”, inquietante pero intenso drama brasileño

La cinematografía brasileña contemporánea es poco conocida entre los espectadores mexicanos que acuden frecuentemente a las salas de cine nacionales, pues verdaderamente llegan pocas cintas de aquel país, salvo por las que vienen en Muestra de Cine o algún Festival como el de Cine de Morelia. Pocas ocasiones tenemos la oportunidad de descubrir propuestas interesantes de otras latitudes latinoamericanas como esta ocasión tendremos con “Bacurau”, filme que como carta de presentación tiene el premio del jurado en Cannes.

 

El filme fue dirigido por Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, el cual narra el momento en que un cineasta decide viajar a un pueblo del interior de Brasil para filmar un documental. En ese lugar descubre grandes inconsistencias entre lo que sucede dentro y fuera del pueblo posterior a la muerte de la Matrona, observando cosas que le parecen inverosímiles, aunque los habitantes de la región lo saben.

 

El filme, que puede considerarse un híbrido por la mezcla de varios géneros, está ubicado en un futuro deprimente, que muestra la llegada de extraños a la región, donde el cineasta se percata que la zona no existe en ningún mapa, además de que le han cortado el suministro de agua y les quitaron la señal de Wifi, al parecer sin razón alguna.

 

La cinta se vuelve inquietante y tensa para los espectadores, cuando se esclarece el verdadero motivo de todo lo que está sucediendo, que por cierto va in crescendo con el paso de los minutos y les permite a sus directores construir una extraña pero interesante historia, que se vuelve una crítica sobre los procesos expansionistas estadounidenses, aunque también destaca el coraje latinoamericano (representado por los brasileños) en la defensa de su territorio.

 

El trabajo histriónico es bastante destacado, apoyado en la experiencia de la hermosa Sônia Braga (quien detonara su carrera interpretando protagónicos de la obra de Jorge Amado en “Dona Flor e seus dois maridos” y “Gabriela” en 1976 y 1983, respectivamente), aunque Udo Kier, Barbara Colen, Jonny Mars y Chris Doubek no desentonan en intensidad.

 

Si bien es cierto que el filme es de 2019, su temática no tiene una vigencia determinada y, sin duda, puede funcionar en cartelera por su gran calidad, al final de cuentas uno de los objetivos primordiales del cine es entretener y “Bacurau” lo consigue.

 

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “Cinematografo04” en Facebook y Spotify, así como “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter.

Notas Relacionadas