Francotirador abate a cinco terroristas del ISIS con un solo disparo

Foto: Pixabay

Un alto cargo militar del ISIS fue abatido en Siria  por un francotirador británico, mientras que cuatro yihadistas más resultaron muertos. El soldado disparó una sola bala desde casi un kilómetro de distancia.

 

De acuerdo con información de Mirror, el francotirador es un sargento perteneciente al SAS (Special Air Service) apostado en Siria, donde mató a un atacante suicida que portaba una bomba; tras abatirlo, la explosión mató a otros cuatro islamistas. Fuentes británicas aseguran que uno de los fallecidos es un alto cargo militar del ISIS.

 

El sargento disparó un rifle Barrett calibre .50, el arma más poderosa con las que cuenta su unidad; se usa sobre todo para alcanzar objetivos más grandes como aviones, automóviles, camiones y tanques con blindaje ligero. Su impacto es devastador, una sola bala puede arrancar una extremidad humana.

 

Mirror informó que la operación en la que murió el alto mando del ISIS fue implementada con el apoyo de rebeldes kurdos, que localizaron la ubicación de los terroristas.

 

Tras la observación del territorio, el equipo SAS descubrió una presunta fábrica de bombas del ISIS y captaron el momento en que cinco hombres abandonaban el edificio; uno de los terroristas filmaba a un atacante suicida.

 

"El plan en ese momento era derribar al atacante suicida con el primer disparo y luego al líder si creían que podían identificarlo. Pero tuvimos suerte", dijo una fuente a Mirror.

 

El contacto explicó cómo sucedió el hecho: "El objetivo estaba en el rango máximo. El francotirador se ajustó al viento, apuntó y apretó suavemente el gatillo. Esperó a que el objetivo cayera, pero en cambio el tipo explotó. Cuando el polvo se asentó, había cuatro cuerpos tirados a los que les faltaban varios trozos", dijo.

 

"Fue entonces cuando se le ocurrió al francotirador que el chaleco había detonado. Cuando eliminas a un terrorista suicida normalmente apuntas a la cabeza. Pero este tipo estaba en el límite extremo de la capacidad de disparo del francotirador, así que fue al centro de su masa: el pecho", explicó el militar.

 

Por último, la fuente concluyó al decir que:"Los terroristas están muertos de miedo de los francotiradores. Usamos silenciadores en nuestros rifles que amortiguan el ruido. No pueden vernos ni oírnos y solo saben que estamos cerca cuando los cuerpos comienzan a golpear el suelo".

Notas Relacionadas