Demócratas aún planean formas de condenar a Trump pese a que fue absuelto

A pesar de haber sido absuelto por el Senado de Estados Unidos, el expresidente Donald Trump aún puede ser responsabilizado por los violentos hechos suscitados el pasado 6 de enero en el Capitolio.

 

Los legisladores demócratas que fungieron de fiscales intentaron demostrar que el expresidente de Estados Unidos había incitado a la violencia ocurrida el 6 de enero tras largos meses de negar su derrota en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre contra Joe Biden, y pronunciar un discurso ante miles de simpatizantes en Washington el día del asalto al Capitolio.

 

Por su parte, Donald Trump negó toda responsabilidad por estas acusaciones y su defensa destacó que durante el citado discurso, pidió manifestaciones "pacíficas".

 

Como se sabe, Trump fue absuelto en el Senado; sin embargo, el líder republicano Mitch McConnell aún amenaza con acciones legales, aunque una condena en un tribunal parece difícil.

 

Donald Trump podría estar protegido por la Primera Enmienda de la Constitución, que garantiza la libertad de expresión.

 

No obstante, Karl Racine, fiscal general del Distrito de Columbia, advirtió que podía apoyarse en una ley local que permite el enjuiciamiento "contra personas que obviamente fomentan" la violencia. De ser hallado culpable, Trump podría ser penado con seis meses de prisión.

 

Algunas víctimas, en teoría, podrían promover acciones legales contra el expresidente; sin embargo, está amparado por el hecho de que era presidente en el momento de los hechos.

 

Otra estrategia para llevar a Trump a los tribunales la refirió una fiscal de Georgia el 10 de febrero,, cuando dijo que trabaja en la apertura de una investigación preliminar sobre "intentos de influir en las operaciones electorales" en este estado sureño.

 

Además, la fiscal del condado de Fulton, Fani Willis, pidió de forma puntual a varios altos funcionarios que "conservaran todos los documentos" que "prueban los intentos de influir" en los funcionarios electorales. Entre ellos: el secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger.

 

Fue el 3 de enero, por medio de una llamada telefónica que se hizo pública, que Trump le pidió a Raffensperger que "encontrara" casi 12,000 votos a su nombre, lo suficiente para derrotar a Biden en el estado.

 

Asimismo, varios legisladores han pedido la conformación de una comisión especial, como la creada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, para analizar a detalle los hechos del 6 de enero, que dejaron cinco muertos.

Notas Relacionadas