El exfutbolista argentino Leopoldo Luque muere por COVID-19

El exfutbolista argentino, campeón mundial y uno de los máximos anotadores en Argentina 1978, Leopoldo Jacinto Luque, falleció en su provincia natal de Mendoza (oeste) por COVID-19 a los 71 años, informaron medios.

 

El ex centrodelantero que brilló en River Plate y convirtió cuatro goles con la albiceleste en el mundial jugado en Argentina estaba internado desde mediados de enero en la terapia intensiva de la clínica de Cuyo, combatiendo contra la enfermedad causada por el coronavirus.

 

Nació en la ciudad de Santa Fe, en la provincia homónima el 3 de mayo de 1949.

Vivió y se crio junto a su padre de profesión zapatero, su madre ama de casa y sus cuatro hermanos (un varón y tres mujeres) en un barrio obrero de Mendoza.

 

Luque jugó entre 1965 y 1986 y sólo salió de su país para jugar una temporada en Deportivo Tampico de México y otra en el Santos de Brasil.

 

El mismo día en que se convirtió en campeón del mundo con Argentina, sufrió una de las pérdidas más grandes: su hermano menor, el día que iba a verlo jugar, tuvo un fatal accidente de tránsito en el que murió carbonizado.

 

En julio de 2020, reveló en una entrevista que hace 40 años fue secuestrado, robado y amenazado por militares durante la última dictadura de facto que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

 

"Los milicos (militares) me secuestraron, me robaron y no me mataron de milagro", dijo Luque en una entrevista al diario Clarín.

 

El hecho sucedió una noche de 1979 a la salida de un partido que el entonces equipo de Luque, River Plate, jugó en su estadio sin la participación del delantero que hacía meses se había consagrado campeón mundial en Argentina y era una figura de renombre popular.

 

"Fui a la cancha a ver al equipo, a mis compañeros. Era un partido de noche. Me acuerdo de que adentro me encontré con unos amigos, vimos el partido y cuando terminó, me despedí de ellos y fui a buscar mi coche (…) cuando estaba cerca de mi casa y tenía que doblar, veía por el retrovisor que tenía un auto bastante cerca. Yo veía que aceleraba fuerte y se me pegaba", contó Luque a Clarín.

 

El vehículo siguió al entonces futbolista hasta que en una detención uno de los ocupantes se acercó al auto de Luque y le exhibió una placa policial al tiempo que lo apuntó con un arma, entre amenazas.

 

Luque fue secuestrado y liberado, un rato después, en un descampado.

 

La consagración argentina en el Mundial de 1978 siempre tuvo un manto de sospecha por el accionar de la junta militar que gobernaba el país y organizó el campeonato.

 

Sin embargo, los propios futbolistas siempre dijeron no saber nada de las atrocidades cometidas por el Gobierno de facto a pocos metros del estadio en el que ellos ganaban partidos y anotaban goles.

Notas Relacionadas