Lilly, la gata que salvó a su familia de una explosión tras identificar una fuga de gas

Foto: Pixabay

Una gata salvó de una probable explosión a la familia que la adoptó, ya que la mascota detectó una fuga de gas mientras jugaba con Sandi Martin, su dueña, así lo informó Cat Adoption, el refugio animal donde antes radicaba la felina.

 

Los hechos sucedieron en Lake Oswego, Oregon, EU, donde vive la familia de Lilly, la gata adoptada, y de acuerdo con la agencia UPI, la dueña de la casa jugaba con la mascota cuando esta se acercó a la chimenea e identificó la fuga. "Me acerqué y olí y había olor a gas natural. Era muy tenue, así que no me fiaba mucho de mi nariz. Entonces le pedí a mi marido que oliera, y él también lo olió", refirió la mujer.

 

 

 

 

Ante una posible fuga de gas la pareja llamó a la compañía que brinda el servicio y les recomendó apagar todos los aparatos, así como abrir las ventanas y las puertas a fin de ventilar la casa y que todo el gas saliera.

 

Más tarde la compañía confirmó que había una fuga de gas en la chimenea, y de no haberse tomado las medidas preventivas pudo derivar en una posible explosión o un incendio.

 

Sandi Martin aseguró que Lilly les salvó la vida. "Puso a prueba todas las demás fuentes de gas, salió al exterior, cortó la tubería del gas allí y la tapó y apagó la chimenea. Ella (Lilly) ha podido salvarnos la vida".

 

Lilly, adoptada del refugio Cat Adoption, es una gata inusual, ya que posee 21 dedos en lugar de 18, además padece el virus de la leucemia felina, una enfermedad incurable que podría mermar su vida.

Notas Relacionadas