La libertad de Eduardo Rivera

Libertad, palabra fácil que en la práctica cuesta mucho alcanzarla, más si esa libertad se busca en un sector lleno de grilletes como es la política.

 

Esa libertad la ha alcanzado Eduardo Rivera Pérez, quien en unas semanas se convertirá oficialmente en candidato del PAN a la alcaldía de Puebla.

 

Y la libertad de Lalo no solo es en el tema político, es una libertad personal que lo coloca (aunque algunos colegas insistan en lo contrario) en el rival más fuerte de la próxima contienda electoral.

 

Este columnista tuvo la oportunidad de platicar con Eduardo Rivera y fue notoria la madurez que ha alcanzado en los últimos años, reconociendo la necesidad de tender puentes, pero también la importancia de no dejarse manipular por esos vividores del poder.

 

En estos momentos se necesita más que una demanda de un par de politiquillos (léase Carlos Ibáñez y Pedro Gutiérrez) para quitarle el sueño a un Eduardo Rivera que sabe que sus manos no están atadas por intereses ajenos.

 

Ojo, esta libertad que tiene en estos momentos Lalo Rivera puede ser determinante el próximo 6 de junio, ya que otros aspirantes deberán construir acuerdos y ceder ante grupos políticos para poder competir en la jornada electoral.

 

Eduardo Rivera no está en esa posición. Se mantuvo firme a sus principios y a final de cuentas eso fue valorado por la dirigencia nacional del PAN, pese al evidente enojo causado en el Comité Directivo Estatal, específicamente en la oficina de la “jefa”.

 

Quienes entren a la competencia por la alcaldía con Eduardo Rivera deberán hacer una campaña perfecta para poder hacerle frente al próximo candidato panista, pues se nota complicado arrebatarle la presidencia municipal.

 

Respeten al “Capi” Ruiz Esparza

 

La designación de Roberto Ruiz Esparza como candidato a la alcaldía de Puebla por el Partido Verde, más que causar sorpresa, debe poner en alerta al mismo “Capi”, pues corre el peligro de solo ser usado por este partido político, como sucedió con Nueva Alianza.

 

Y es que resulta evidente que el Verde ha designado a Ruiz Esparza con el único fin de atraer votos de la sociedad, que le guarda cierto cariño al “Capi” por los éxitos que tuvo con el Puebla de la Franja en su época dorada.

 

En pocas palabras, Ruiz Esparza es la esperanza del Verde de conservar el registro en las próximas elecciones y no perder las "benditas" prerrogativas.