"El Diablo", la cepa californiana de coronavirus que podría ser la más peligrosa de todas

Foto: Pixabay

Esta semana el Ministerio de Sanidad de España informó sobre la detección de los primeros seis casos de la variante californiana del coronavirus, de la cual algunos científicos advierten que podría ser más mortal, más transmisible y más resistente a las vacunas, por ello se le ha llamado “el Diablo”.

 

Charles Chiu, investigador de enfermedades infecciosas y médico de la Universidad de California en San Francisco, fue quien le dio el sobrenombre a la cepa B.1.427/B.1.429 del COVID-19 cuando declaró a Los Angeles Times: "El diablo ya está aquí". De acuerdo con su investigación, esta variante del virus circula en California, Estados Unidos, desde mayo de 2020.

 

Con base en el estudio, la nueva cepa presenta tres mutaciones que involucran la proteína de pico, la parte del virus que se une a las células para infectarlas. En general, el análisis de la Universidad de California estima que la "B.1.427 / B.1.429 debería designarse probablemente como una variante de preocupación". 

 

Algunos científicos han declarado que esta es la cepa más infecciosa de todas. Chiu estima que para finales de marzo la cepa, probablemente, representará el 90 % de las infecciones en el estado. Además, los expertos han declarado que las personas contagiadas con esta variante portan el doble de virus en la nariz, lo que les permitiría infectar a otras más rápido.

 

Asimismo, algunos estudios sugieren que los pacientes infectados con esta variante tenían 4,8 veces más probabilidades de ser hospitalizados en la unidad de cuidados intensivos y 11 veces más de probabilidades de fallecer que con otras cepas virales, según las muestras investigadas.

 

Además, se comprobó que la cepa de California tiene mayor resistencia a los anticuerpos neutralizantes generados en respuesta a las vacunas contra el COVID-19. Al respecto, Chiu afirmó: "Anticipo que con el tiempo tendrá un efecto sobre la vacunación".

 

Sin embargo, Michael Ben Aderet, investigador de Cedars-Sinai que no participó en la investigación del centro, dijo que "es muy posible que todas las variantes sean sólo parte de la replicación viral normal y no necesitaremos nada nuevo. Si hay menos virus en circulación y menos transmisión, se rompe el ciclo", afirmó.

Notas Relacionadas