Brasil da marcha atrás a la iniciativa para renombrar el estadio Maracaná como “Rei Pelé”

Este martes, la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Alerj) decidió cancelar el proyecto de ley aprobado hace casi un mes para rebautizar el legendario estadio Maracaná con el nombre “Rei Pelé”, en homenaje al ídolo brasileño del futbol.

 

André Ceciliano, presidente de la Asamblea y autor de la iniciativa, convenció al gobernador interino Claudio Castro para que anulara la propuesta, ya que la misma motivó la polémica al considerar que las autoridades deben centrarse en el combate a la pandemia de coronavirus.

 

“Con el respaldo de los líderes (de la Asamblea), enviaré al gobierno el pedido de veto del proyecto. Mi intención era hacer un homenaje a nuestro rey del futbol, atleta del siglo, mejor jugador de todos los tiempos. El Maracaná será eternamente llamado Maracaná”, dijo Ceciliano en una reunión con los diputados, que respaldaron su nuevo pedido.

 

Los hechos se remontan al 9 de marzo, cuando la Alerj aprobó cambiar el nombre oficial del recinto a “Edson Arantes do Nascimento-Rei Pelé”, nombre completo y sobrenombre del único futbolista tres veces campeón mundial (1958, 1962 y 1970). El gobernador tenía 15 días para decidir si lo convertía en ley; sin embargo, se espera que vete el proyecto, según medios locales.

 

Maracaná tampoco es el nombre oficial del estadio, sino “Jornalista Mario Filho”, en honor a un legendario periodista y cronista deportivo que motivó a ver el futbol con devoción religiosa en Brasil; pero es conocido como Maracaná por el nombre del barrio carioca que lo alberga.

 

Tras el anuncio de la iniciativa, la familia del reportero se opuso. El mes pasado, el nieto de Filho, Mario Neto, dijo a la agencia de noticias AP que reconoce la grandeza del astro para la cultura brasileña, pero “no tiene sentido eliminar el nombre de mi abuelo. Si no fuera por Mario Filho, no habría un Maracaná y habría un estadio de 70,000 personas en una distante región”.

 

En tanto que a Pelé, de 80 años, se le reconoce por restaurar el orgullo futbolístico de Brasil tras una debacle. Además, anotó su gol número 1,000 en el estadio de Río de Janeiro el 19 de noviembre de 1969. Allí debutó con la selección brasileña, con 16 años, el 7 de julio de 1957. La derrota 2-1 ante Argentina también contó con su primer gol con la verdeamarela.

Notas Relacionadas