Hombre muere tras ser obligado a hacer 300 sentadillas de castigo

Foto: Pixabay

La policía filipina de la ciudad de General Trias es acusada de causar la muerte de Darren Manaog Penaredondo, de 28 años de edad, el pasado 3 de abril, luego de haber sido supuestamente obligado a hacer 300 sentadillas como castigo por violar el toque de queda que se ordenó en dicho distrito a causa del COVID-19.

 

De acuerdo con el medio local Rappler, citado por RT, un familiar de la víctima identificado como Adrian Lucena, acusó por medio de Facebook que Penaredondo salió de su casa el 1 de abril alrededor de las 6:00 de la tarde, cuando comienza el toque de queda, para comprar agua, por lo que él y otras personas fueron detenidas por la policía.

 

Por su parte, Reichelyn Balce, pareja de Penaredondo, relató: "Me contó que los llevaron a la plaza Malabon, frente al salón municipal. Luego, les dijeron que hicieran 100 sentadillas. La Policía también les advirtió que, si no estaban sincronizados, repetirían el ejercicio”. Sin embargo, terminaron haciendo 300 repeticiones.

 

Según refiere Balce, cuando el hombre llegó a su casa en la mañana del 2 de abril sentía muchísimo dolor en las rodillas y los muslos. "Todo ese día luchó por caminar, se arrastraba por el piso y le costaba levantarse. Cuando pidió ayuda para ir al baño, empezó a tener convulsiones, su rostro se puso violeta y su corazón dejó de latir".

 

Se sabe que Penaredondo permaneció en estado de coma un tiempo; pero falleció al día siguiente.

 

Tras ser difundida la noticia, el alcalde Antonio Ferrer informó ayer por medio de Facebook que el caso es investigado y que se había puesto en contacto con la familia de la víctima para ofrecer sus condolencias.

 

"Inmediatamente ordenamos al jefe de nuestra Policía que realizara una investigación justa sobre el incidente y la supuesta tortura. Espero que podamos tener claridad inmediata sobre los eventos y dar tranquilidad a la familia", escribió Ferrer.

Notas Relacionadas