Sistema de salud de México deja fuera a 33 millones de personas

Foto: Xinhua

El sistema de salud en México presenta fallas que impiden el pleno ejercicio del derecho a la salud al excluir a 33 millones de mexicanos, que representan el 26% del total, y no es equitativo, porque afecta a la población más pobre, según un informe del centro de estudios independiente México Evalúa.

 

"Apenas el 2.1% de la población cuenta con seguro privado o afiliación a otra institución y el 26.2% restante carece totalmente de afiliación a servicios de salud", indica el análisis publicado con motivo del Día Mundial de la Salud.

 

En cuanto al resto, el 45% de la población, es decir 56 millones de personas, cuentan con afiliación a servicios de salud de la seguridad social.

 

Mientras que otro 26.8% de la población, que son casi 34 millones de habitantes, está afiliada a sistemas públicos diferentes a la seguridad social.

 

En el Día Mundial de la Salud, el centro de estudios México Evalúa subraya que todas las personas tienen derecho al "nivel más alto posible de disfrute de salud física y mental", y que los Estados están "obligados a prevenir y tratar todas las enfermedades", así como a crear condiciones para el acceso a servicios médicos de calidad.

 

El centro de análisis designado como segundo lugar de este país en el "Índice Global de Think Tanks" apunta a la vinculación que existe entre el acceso a servicios de salud con el régimen laboral constituye una de las principales fuentes de exclusión y discriminación.

 

"Es indispensable romper el cordón umbilical entre salud y trabajo, con el fin de erradicar y superar la dicotomía entre formalidad e informalidad, la salud no es una prestación laboral, es un derecho humano", dijo en la presentación del informe Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público de la organización.

 

Este problema se refleja en las debilidades de infraestructura hospitalaria y de recursos humanos que enfrenta el país latinoamericano.

 

En efecto, durante 2020, el gasto público en salud creció 9% con relación al año anterior y apenas superó en 3% del presupuesto asignado en ese año.

 

El incremento en la variación anual no fue nada excepcional, si se considera que desde 2016 no hubo crecimiento, y en 2019 se acumularon tres años de caídas consecutivas.

 

En un contexto de pandemia resulta vital, agrega el informe, que el Gobierno "ejerza en tiempo y forma" los alrededor de 33,500 millones de dólares (2,7% del Producto Interno Bruto) que tiene presupuestados para 2021 como gasto funcional en salud.

 

Sin embargo, a en el primer bimestre apenas había ejercido el 11% de ese monto asignado.

 

Por otra parte, a los analistas les preocupa la forma en que la atención a la pandemia ha acaparado los recursos del sector salud, desplazando la atención de otros padecimientos.

 

"Resulta dramático, por ejemplo, que en 2020 apenas se dieran 168,173 consultas para la atención de cáncer de mama y cérvicouterino en unidades del sistema de Salud, el equivalente a menos de la mitad, 43% del total de consultas otorgadas en 2019 (383.462)", ilustra el documento.

 

Finalmente, el porcentaje de ciudadanos que tenían acceso a servicios de salud y lo perdieron debido al desempleo ascendió a 8.2% en el tercer trimestre, en el mismo tango de la contracción económica.

 

Ese porcentaje es 1.3 puntos porcentuales mayor a lo observado en promedio durante los 14 años previos, según las cifras oficiales citadas.

Notas Relacionadas