La criticable indolencia de MORENA

El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) es un desastre. A nivel nacional y local, el partido vinotinto se ha vuelto completamente impresentable.

 

Dejemos de lado la terrible y poco clara manera de imponer, perdón, elegir candidatos. Hablemos de algo grave, muy grave… el presunto abuso sexual a un menor por parte del diputado federal Saúl Huerta.

 

MORENA fue lo que sigue de indolente a este asunto, que no se trata de venta de candidaturas ni mucho menos de temas políticos, se trata del bienestar de un niño de 15 años.

 

Por supuesto, este caso debe ser investigado a fondo para conocer a ciencia cierta lo que sucedió en ese hotel de la CDMX, pero MORENA debía mostrar su supuesta filosofía a favor de la sociedad y tomar cartas en el asunto.

 

Pero lo peor es que incluso intentaron defender a Saúl Huerta pese a todas las evidencias que lo ponen contra la espada y la pared.

 

Y el protagonista de esta defensa fue ni más ni menos que el muy criticado y poco querido en Puebla Ignacio Mier, quien de “chiripa” quedó como coordinador de diputados de MORENA en San Lázaro.

 

El aún empleado de Enrique Doger se aventó una de las declaraciones que deben ser enmarcadas y colocadas en el muro de la vergüenza política al decir que no podía hacer nada en el caso de Saúl Huerta, porque el abuso sexual lo habría cometido fuera de horario laboral.

 

¿Es en serio?

 

O sea que para Ignacio Mier los diputados son libres de hacer y deshacer a su antojo fuera de horario laboral. Bajo ese pensamiento tan absurdo, si un diputado asesina a alguien fuera de su horario como legislador, entonces tiene justificación.

 

Qué lamentable actuar del señor Mier, quien increíblemente y debido a esas injusticias que tiene la política, repetirá como diputado por otros tres años más al ocupar uno de los primeros lugares en las listas plurinominales.

 

MORENA es un caos por dentro y por fuera. Salvo su mejor opinión, amable lector, la imagen del partido vinotinto está más que manchada por el caso de Saúl Huerta a poco más de un mes de las elecciones del 6 de junio.