Las nuevas batallas

Estamos a la víspera de las conmemoraciones del 5 de mayo, fecha que para Puebla, el país y para muchas ciudades en Estados Unidos y en el mundo significa la organización de grandes festejos. Conmemoramos la Batalla de Puebla de 1862.

 

Aun cuando en Estados Unidos la vacunación va muy adelantada; como en el año anterior, para mayor seguridad no habrá desfiles, sí ceremonias que forman parte de esas tradiciones que no pierden nuestros paisanos poblanos en el extranjero y que con ellas inculcan el origen y el orgullo de ser mexicanos y poblanos a sus nuevas generaciones nacidas allá.

 

En aquella época, Zaragoza libró una cruenta batalla en contra del ejército más poderoso del mundo.

 

A 159 años, los mexicanos de allá y de acá libramos nuevas batallas.

 

Una de ellas la todavía no superada de salud por la pandemia del Covid. Datos oficiales del Gobierno del estado de Puebla revelan que han fallecido 660 migrantes poblanos en Estados Unidos; en Puebla, el número asciende ya a 11 mil 809.

 

Allá, la batalla por la reforma migratoria, que puede ayudar a muchos mexicanos/as y también a latinoamericanos. Acá, por la falta de programas para reactivar la economía del país mucho ha favorecido para que no caiga más nuestra economía, el envío de remesas que llega a México producto del trabajo de las/os migrantes que envían a sus familias. Datos del Banco de México (Banxico) señalan que México recibió 6 mil 471 millones de dólares entre enero y febrero de este año, millones en enero de 2021, Puebla destaca entre 3 entidades del país que recibieron.

 

En esas nuevas batallas hay una que se está presentando de manera peligrosa y que sin duda trastocará al  país entero por las consecuencias irreparables que puede llegar a tener, se trata de los cambios constitucionales recién aprobados, específicamente en materia de ampliación del período del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que deviene en múltiples interpretaciones aunque quieran ocultarlo; a lo cual se suma esa retórica de la “elocuente” interpretación entre justicia y ley, dicha en la más alta tribuna de la nación hace unos días por un diputado poblano, de la que seguramente Don Ignacio Zaragoza si hoy viviera y actuara en esta época se avergonzaría como muchos de nosotros.

 

Rescato lo escrito por el Dr. Francisco Valdés “…el estado derecho y el apego a la ley son la condición de la deliberación pública y la acción política; por ello son los únicos que salvan a la democracia de degradarse en despotismo…” (El Universal 02/05/2021).

 

Cuidado con estas violaciones constitucionales. Cuidado con las amenazas permanentes,  muchas de ellas cumplidas, del desmantelamiento de Instituciones en nuestro país, que pretende tirar por la borda todo ese gran legado histórico que ha costado muchas vidas y décadas y que ha permitido la construcción de nuestro país, porque peligrosamente se encaminan a la instalación de un poder ciego y absoluto que desemboca en estados autoritarios o totalitarios, hay ejemplos de ello actualmente.

 

En México no lo queremos, ni los mexicanos y poblanos de ayer como lo demostraron y ahí el legado de Don Ignacio Zaragoza, ni lo permitiremos los mexicanos y poblanos de hoy.

Y por ello a la víspera de la conmemoración de la Batalla de Puebla, que nos honra a los poblanos, tenemos una batalla más que dar: la del próximo 6 de junio.

 

Todas/os a votar.

 

rgolmedo51@gmail.com

@rgolmedo

Palabra de Mujer Atlixco

rociogarciaolmedo.com