Sube a 5 número de muertos en ataque con cuchillo en escuela de Brasil

Foto: Pixabay

Tres niños, una maestra y una agente de salud fueron asesinados hoy por un joven de 18 años que ingresó con un cuchillo en un centro de educación infantil de la ciudad de Saudades, estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, informó la policía.

  

El agresor, un residente de Saudade, fue detenido luego de tratar de suicidarse y fue trasladado a un hospital de la ciudad vecina de Chapecó.

  

El comisario Jerónimo Ferreira explicó que por el momento no se puede determinar la causa del ataque, que causó conmoción en la pequeña ciudad de poco más de 9.800 habitantes, localizada a unos 600 kilómetros al oeste de la capital del estado, Florianópolis.

   

Ferreira detalló que el agresor, quien en un inició se informó que tenía 14 años, llegó en bicicleta al centro de educación infantil Aquarela y comenzó a perseguir a una maestra con el cuchillo.

 

La maestra ingresó corriendo a una sala donde había cuatro niños y un agente de salud del municipio que controlaba el lugar debido a la pandemia.

 

El joven mató a la maestra, a tres niños y a la agente de salud, comentó a periodistas el jefe policial.

  

"Entramos y vimos una escena de terror, niños en el piso, sangre por todos lados", dijo Gisela Hermann, secretaria municipal de Educación.

  

El ataque ocurrió a más de dos años de que el 13 de marzo de 2019 dos jóvenes armados mataron a ocho alumnos y dos profesores y luego se suicidaron en Suzano, estado de Sao Paulo (sureste).

  

La mayor masacre escolar en Brasil ocurrió el 7 de abril de 2011 en una escuela pública de Realengo, barrio de Río de Janeiro (sureste), cuando un ex alumno mató a 13 personas entre niños y profesores.

  

La gobernadora interina de Santa Catarina, Daniela Reinher, decretó luto por tres días y prometió asistencia a las familias de las víctimas.

  

La maestra Aline Biazebetti, quien llegó al lugar cuando se cometía el ataque, contó que otras docentes lograron salvar la vida y la de bebés ocultándose en una sala cuya puerta intentó ser derribada por el asesino, sin éxito.

Notas Relacionadas