FBI detiene a 800 sospechosos en operación mundial gracias a una app

Foto: Xinhua

La oficina de campo de San Diego de la Oficina Federal de Investigación (FBI) anunció hoy que Anom, una plataforma de comunicación encriptada controlada por las autoridades y utilizada popularmente entre organizaciones delictivas, condujo al éxito de la Operación Trojan Shield, en la que más de 800 sospechosos fueron detenidos en todo el mundo.

  

Coordinadas en los últimos días y semanas por el FBI, la policía federal de Australia, Europol y agentes del orden de más de una decena de países, las autoridades llevaron a cabo cientos de detenciones en Australia y en toda Europa en este esfuerzo internacional encubierto, y decomisaron más de 32 toneladas de drogas, 250 armas de fuego, 55 autos de lujo y más de 48 millones de dólares en efectivo y criptomonedas.

  

La oficina de campo del FBI en San Diego indicó en una declaración que se convirtió en el centro de más de 100 agentes y analistas y 80 lingüistas reunidos para la operación iniciada con la supresión de Phantom Secure, una compañía que proporcionó dispositivos encriptados reforzados a organizaciones delictivas en 2018.

  

La oficina del FBI en San Diego reclutó después a una fuente confidencial que trabajó en dispositivos encriptados de próxima generación quien tenía lazos con la oscura red de distribución Phantom Secure. Estos coagentes acordaron permitir al FBI tomar el control del nuevo dispositivo, llamado Anom, y ayudar a propagarlo.

  

Antes de que el dispositivo fuera utilizado, las agencias de Estados Unidos y de otros países trabajaron con la fuente para construir una llave maestra hacia el sistema de encriptado existente que se acopla subrepticiamente a cada mensaje y permite a los agentes del orden desencriptar y almacenar el mensaje cuando es transmitido.

  

Desde su primer punto de apoyo en Australia, la red Anom se propagó a más de 100 países y regiones, dijo Europol. Los cinco principales países en los que actualmente se utiliza Anom son Alemania, Países Bajos, España, Australia y Serbia.

 

El FBI dijo que las agencias del orden trabajaron juntas para proporcionar "más de 12,000 dispositivos a cientos de organizaciones delictivas que operan alrededor del mundo" .

  

Estos dispositivos son adquiridos normalmente a través de redes de referencias de boca en boca a un costo de entre 1,200 y 2,000 dólares cada uno, y se indicaba a los compradores que los dispositivos habían sido especialmente diseñados con robustas herramientas de encriptado de datos y que podían ser fáciles de borrar si caían en manos de los agentes del orden.

  

Sin embargo, el FBI estaba copiando todos los mensajes de texto enviados a través del dispositivo, desde narcotráfico hasta lavado de dinero: alrededor de 27 millones de mensajes en todo el mundo.

  

El agente especial asistente del FBI en San Diego al mando, Jamie Arnold, dijo que  "esta fue una forma creativa e innovadora de colocarnos detrás del cortafuegos y de ver lo que estaba ocurriendo entre la dirigencia de estas organizaciones delictivas" .

  

Arnold dijo que la erosión de la confianza en estas redes fue un objetivo principal, junto con la recopilación de información de investigación valiosa.

   

"Los grupos delictivos que utilizan las comunicaciones encriptadas para obstaculizar a los agentes del orden ya no deben sentirse seguros en este espacio", dijo Arnold.  "Esperamos que los criminales de todo el mundo teman que el FBI u otra autoridad pueda, de hecho, estar manejando su plataforma".

Notas Relacionadas