“Loki” recrea una espectacular escena de acción en un avión inspirada en un hecho real

Llega a Disney+ la tercera serie de Marvel: “Loki”, que abordará lo ocurrido después de “Avengers: Endgame”, donde Loki robó el Teseracto para escapar de Tony Stark y fue detenido por la Agencia Variación Temporal (AVT) por transgredir la Sagrada Línea Temporal. En el primer episodio veremos una secuencia de acción a bordo de un avión, la cual fue inspirada en hechos reales, así que si quieres seguir leyendo, te advertimos que las siguientes líneas contienen spoilers del primer episodio de la serie.

 

Si estás seguro de continuar, aquí vamos. Tras ser detenido por la AVT, Loki contará con un aliado de la misma organización, el agente Mobius (Owen Wilson), que quiere que colabore con ellos para dar caza a una peligrosa Variante. Y en una charla con el protagonista, Mobius revela un episodio en la vida del villano, el cual fue inspirado en la realidad.

 

La anécdota que trae a colación Mobius sitúa al espectador a bordo de un avión, donde una azafata se acerca a Loki, vestido con traje y gafas, aunque él responde al apellido Cooper y le entrega una nota. Le pide que la lea antes de revelar que tiene una bomba mientras acaricia un maletín a su lado. Luego, vemos el avión con destino a Seattle detenido en una pista de aterrizaje y a Loki, en su asiento, satisfecho por cómo progresa su plan.

 

Poco después el avión emprende el vuelo y la azafata entrega a Loki un maletín lleno de dinero, lo toma y se lanza en paracaídas antes de que Heimdall lo traslade a través del Bifröst de regreso a Asgard. De vuelta en el despacho de Mobius, Loki confiesa que todo fue a causa de una apuesta con Thor.

 

Lo sorprendente de esta secuencia es que fue inspirada en un hecho real que ocurrió el 24 de noviembre de 1971, cuando un hombre de unos 40 años, con traje y gafas de sol que se hacía llamar Dan B Cooper, voló de Portland a Seattle, un viaje de media hora, a bordo de un Boeing 727 con Northwest Orient Airlines.

 

Justo como lo vemos en Loki, el sujeto pidió un bourbon y un refresco. Poco después de despegar, Cooper le dio una nota a la azafata Florence Schaffner y ella la metió en su bolso sin mirarla. Entonces el hombre le susurro: "Señorita, es mejor que mire la nota. Tengo una bomba". La mujer, obediente, se sentó a su lado y pudo ver en el interior del maletín de Cooper varios cables.

 

Entonces el hombre le pidió 200,000 dólares, cuatro paracaídas y un camión de combustible en Seattle para reabastecer el avión al llegar. Schaffner lo comunicó al piloto William A Scott, quien contactó con el aeropuerto de la ciudad y avisó a las autoridades. El presidente de Northwest Orient, Donald Nyrop, autorizó el pago y pidió que la tripulación cooperara con el delincuente. Tras dos horas para cumplir con las peticiones, finalmente pudieron aterrizar.

 

Tras conseguir lo que pidió, Cooper liberó a los pasajeros y a una parte de la tripulación. Entonces dijo a los pilotos que ahora volarían a México a muy poca velocidad y a 10,000 pies de altura.

 

Tras despegar Cooper encerró a toda la tripulación en la cabina, se ató los billetes a la cintura y saltó en paracaídas con el dinero en algún punto entre Seattle y la ciudad de Nevada.

 

Las autoridades lo buscaron hasta el cansancio; sin embargo, no se encontró rastro del secuestrador. A lo largo de los años, ha habido muchos sospechosos, nuevas pruebas y un retrato robot que se ha repartido para dar con Cooper, sin llegar a resolver el caso, que se cerró hace cinco años.

 

Esto bien podría ser el argumento de una película de Hollywood, pero sucedió en realidad y se trata de la historia del ladrón más astuto de EU. Un caso sin resolver al que Marvel ha dado ahora un divertido y original giro en “Loki”.

Notas Relacionadas