EU podría echar a la basura miles de vacunas contra el COVID-19

Foto: Xinhua

Mientras en algunos países no hay vacunas suficientes para inmunizar a la población contra el COVID-19, en Estados Unidos miles de dosis del fármaco contra el coronavirus podrían terminar en la basura debido a la falta de ciudadanos dispuestos a vacunarse.

 

Cientos de miles de dosis del fármaco contra el COVID-19 fabricado por Johnson & Johnson podrían caducar en Estados Unidos antes de que se utilicen, informó USA Today.

 

El problema, según el medio, se debe a una disminución de la demanda, así como una pausa de 11 días en la vacunación con este fármaco debido a los posibles, aunque raros, coágulos que pueden causar en la sangre.

 

En Arkansas, por ejemplo, el 9 de junio, había 93.271 dosis no administradas de la vacuna Johnson & Johnson. De ellas, 42.971 vencen el 23 de junio y otras 10.042 expiran el 4 de julio, según datos del Departamento de Salud del estado.

 

En Ohio, mientras tanto, son 200.000 las dosis que se irán a la basura si no se aplican hasta el venidero 24 de junio, advirtió el gobernador del estado.

 

En Arizona, un total de 100.000 dosis de la vacuna producida en EEUU caducan el próximo 23 de junio y, de no administrarse, se descartarán.

 

El escenario se repite en diversos estados, asegura el medio.

 

"Existen tres opciones: aumentar la demanda y agotar las dosis, extender la fecha de vencimiento o tirarlas", dijo John Grabenstein, exdirector del programa de inmunización militar del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

 

Aumentar la demanda no es una tarea sencilla. Más de la mitad de la población estadounidense ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna, pero las tasas de vacunación han caído a nuevos mínimos las últimas semanas.

 

En doce estados el número de vacunas se redujeron a 15 inyecciones diarias por cada 10.000 residentes la primera semana de junio. En Alabama, el número se redujo a cuatro personas por cada 10.000 residentes.

 

Según datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, cerca de la mitad de las dosis de la vacuna de Johnson & Johnson que se han producido todavía no se han administrado. El fármaco tiene una vida útil de tres meses cuando se refrigera entre 2 y 8 grados.

 

Aunque es posible, aumentar el período de validez de una vacuna no es una tarea fácil. Eso se debe a que requiere pruebas exhaustivas y la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos —FDA, por sus siglas en inglés—, el órgano responsable de la regulación de los medicamentos en el país.

 

Las autoridades estadounidenses buscan alternativas para utilizar las dosis de vacuna antes de que caduquen. En Arizona, por ejemplo, William Humble, director ejecutivo de la Asociación de Salud Pública del estado, espera poder administrar las dosis en los ciudadanos mexicanos que viven justo al otro lado de la frontera.

 

Humble espera que la campaña asegure que se utilice hasta la última dosis de vacuna disponible antes de que sea necesario echarlas a la basura.

Notas Relacionadas