Kim Jong-un busca erradicar al k-pop, el "cáncer vicioso" que se apodera de Corea del Norte

Foto: Xinhua

Kim Jong-un calificó de "cáncer vicioso" al k-pop, la música popular surcoreana que se ha hecho muy famosa alrededor del mundo en los últimos años.

 

El líder norcoreano consideró que la cultura surcoreana influencia el "atuendo, los peinados, los discursos y los comportamientos" de los jóvenes norcoreanos. Los medios estatales advirtieron que si no se controla, Corea del Norte "se derrumbará como un muro húmedo", informó The New York Times.

 

Después de conquistar a fanáticos a lo largo y ancho del planeta, el k-pop ha cruzado lo que parece ser la última frontera: Corea del Norte. La creciente influencia del género musical ha llevado a Kim jong-un "a declarar una nueva guerra cultural para detenerlo", subraya el medio.

 

En los últimos meses, Kim Jong-un ha criticado repetidamente las influencias "antisocialistas y no socialistas" que se propagan en su país, especialmente las películas, las telenovelas y las canciones de Corea del Sur, apunta NYT.

 

"Para Kim Jong-un, la invasión cultural de Corea del Sur ha ido más allá de un nivel tolerable. Si esto no se controla, teme que su gente pueda comenzar a considerar al Sur como una alternativa de Corea para reemplazar al Norte", dijo Jiro Ishimaru, editor en jefe de Asia Press International, una web japonesa que monitorea a Corea del Norte.

 

Pyongyang promulgó una nueva ley en diciembre pasado que establece penas de entre 5 y 15 años en campos de trabajo a las personas que vean o posean entretenimiento surcoreano, afirma el NYT, citando a legisladores surcoreanos y documentos internos de Corea del Norte obtenidos por Daily NK, un sitio web con sede en Seúl.

 

Antes de esta ley, el castigo máximo por tales delitos era de cinco años de trabajos forzados, detalló el diario estadounidense.

 

Los responsables de poner material cultural surcoreano en manos de los ciudadanos de Corea del Norte podrían enfrentarse a castigos aún más severos, incluso a la pena de muerte, sostiene el periódico.

 

Además, aún de acuerdo con NYT, la nueva ley también prevé hasta dos años de trabajos forzados para aquellos ciudadanos que "hablan, escriben o cantan con el estilo surcoreano".

Notas Relacionadas