Atletas y activistas en lugar de ángeles sensuales: Victoria's Secret cambia la estrategia

Foto: Vogue

La marca de lencería Victoria's Secret, famosa por sus desfiles anuales repletos de modelos que tenían poco que ver con las mujeres de carne y hueso, parece haber cambiado radicalmente su estrategia de marketing. Ahora apuesta por las mujeres que impresionan con sus logros y no con sus curvas.

 

Entre las siete nuevas caras de Victoria's Secret figuran la futbolista estadounidense Megan Rapinoe —famosa también por su activismo por los derechos de la comunidad LGBTQ+, las mujeres y los afroamericanos—, la modelo de talla grande y defensora de la diversidad Paloma Elsesser y la actriz y modelo transgénero Valentina Sampaio. Juntas formarán un grupo bautizado como VS Collective y promoverán la ropa interior deportiva y los sujetadores para la maternidad, entre otros artículos. Al mismo tiempo, la marca no tiene previsto renunciar a la lencería erótica.

 

 

De esta manera, quiere convertirse en la "defensora" del empoderamiento femenino. "Cuando el mundo estaba cambiando, fuimos demasiado lentos para responder", admite el nuevo director ejecutivo de Victoria's Secret, Martin Waters. Subraya que la marca "necesitaba dejar de ser lo que quieren los hombres y pasar a ser lo que quieren las mujeres".

 

Rapinoe, a su vez, se muestra convencida de que antes de la transformación, la marca solía ser "patriarcal y sexista" e intentaba vender sus productos "a través de lo que los hombres deseaban". Ahora entre sus clientes hay cada vez más jóvenes que se oponen a la cosificación de la mujer. Según la futbolista, la empresa por fin "reconoció sus errores".

 

"Ya no sé si Victoria tiene un secreto", agrega a modo de broma.

 

Fundada en 1977, la marca se ha convertido en el blanco de las críticas en reiteradas ocasiones. Entre otras cosas, por promover cánones de belleza poco realistas y porque salieron a la luz estrechos vínculos de Leslie H. Wexner, el fundador y presidente de la empresa propietaria de la marca, L Brands, con el odiado magnate y depredador sexual Jeffrey Epstein. También estuvo involucrada en un escándalo luego de que más de un centenar de modelos, entre ellas Iskra Lawrence y Bella Hadid, acusaran a los empleados de la marca de misoginia, acoso e intimidación.

 

En 2020, Victoria's Secret tuvo que cerrar 53 de sus tiendas y cancelar su famoso desfile anual ante una caída de las ventas. También vendió el 55% de las acciones a la empresa de inversión Sycamore Partners.

Notas Relacionadas