Vacuna oral contra covid-19 comienza ensayos clínicos en Israel

Foto: Pexels

En un mundo en el que la desigualdad se manifesta también agudamente en las campañas de vacunación, un equipo israelí ha desarrollado una píldora anticovid-19 que dicen ayudará sobre todo al tercer mundo.

 

Una potencial vacuna contra el coronavirus empezará sus ensayos clínicos en Israel el mes próximo y la farmacéutica que la está desarrollando, Oramed Pharmaceuticals, indicó que la idea es hacer llegar la vacuna a los países que no consiguen proteger a su población por complicaciones logísticas y falta de estructura.

 

Se trata de una versión de otra potencial vacuna, de una dosis y oral, que se está desarrollando en la India por Premas Biotech, y que en marzo anunció que generó con éxito anticuerpos en cerdos.

 

Ambas compañías se asociaron en marzo para formar la empresa Oravax Medical que desarrolla la vacuna oral.

 

Su director ejecutivo, Nadav Kidrón, anunció que los ensayos clínicos comenzarán en el Centro Médico Sourasky en Tel Aviv, tras recibir la aprobación de la Junta de Revisión Institucional del hospital para su protocolo de estudio, además, se espera que, dentro de unas semanas, también reciba la aprobación del Ministerio de Salud.

 

¿CÓMO FUNCIONA?

 

La nueva vacuna se dirige a tres proteínas estructurales del coronavirus, a diferencia de la proteína de pico único dirigida por las vacunas actuales Moderna y Pfizer, explicó Kidron.

 

Actualmente, la vacuna se está probando en estudios preclínicos contra las variantes covid-19, incluida la delta. "Nuestra vacuna es una candidata particularmente fuerte frente a las evoluciones del virus covid-19 por que ataca tres proteínas y no solo una", señaló el científico en el comunicado.

 

Los ensayos clínicos de las fases primera y segunda se realizarán en el hospital de Tel Aviv con 24 voluntarios que aún no han sido vacunados con otra vacuna. La mitad del grupo tomaría una cápsula, y la otra mitad tomaría dos, anunció Kidrón, y agregó que no hay un grupo de placebo, porque el objetivo es medir el nivel de anticuerpos y otros indicadores de inmunidad.

 

Los investigadores señalaron que lo revolucionario de su desarrollo sería la constatación de que el concepto vacuna oral funciona. En caso afirmativo, su distribución sería fácil y rápida a gran escala (se puede conservar y enviar a temperatura ambiente) y no necesitaría ser administrada por sanitarios.

 

Kidrón además señaló en el comunicado que lo deseable sería que se convirtiera en una recomendación anual, como la vacuna de la gripe.

 

Y recordó que los medicamentos orales tienden a tener menos efectos secundarios.

 

UNA ESPERANZA PARA LOS PAÍSES SUDAMERICANOS

 

Se espera que las primeras dos fases del ensayo tomen alrededor de seis semanas desde el momento de la contratación.

 

Si el ensayo tiene éxito, Kidrón dijo que hará todo lo posible para acelerar la aprobación de la vacuna para uso de emergencia en los países que más la necesitan, como aquellos en América del Sur que no han podido adquirir suficientes vacunas para inocular a sus poblaciones.

 

La compañía celebrará su ensayo de fase III con un número limitado de voluntarios y buscaría la primera aprobación en uno de estos "mercados emergentes", señaló Kidrón, y solo más tarde solicitaría la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

 

"Israel y Estados Unidos y algunos de los otros países más ricos fueron los primeros en conseguir Pfizer y Moderna", dijo Kidrón al diario Jerusalem Post. "Pero me parece que las personas que están al final de la carrera acabarán llegando los primeros por ser pioneros en recibir la vacuna oral". (Sputnik)

Notas Relacionadas