Las “fichitas” que rodean a Genoveva

Más vale solo que mal acompañado”, es una máxima que debería aplicarse más en política, sobre todo si el historial y el prestigio de algún personaje que aspira a un cargo no es el mejor.

 

Lo anterior aplica perfectamente en los “incondicionales” de Genoveva Huerta Villegas y que harán cualquier marrullería a su alcance para que su “jefa” se mantenga como dirigente estatal del PAN, algo que se ve difícil con Augusta Díaz de Rivera como rival.

 

Y es que entre las “finísimas” personas que acompañan a Genoveva Huerta debemos destacar al impresentable Inés Saturnino, con historial de actos misóginos en Tecamachalco y que ahora regresa a apoyar a Huerta Villegas, pese a haber participado en los comicios pasados por otro partido.

 

Qué decir del ahora flamante dirigente estatal interino, Jesús Giles Carmona, a quien investigaron por falsificar un título universitario y, además, dicen los enterados, debe ir cada semana a firmar para no pasar días en la cárcel.

 

¿Seguimos?

 

Entre los porristas cercanos de Genoveva Huerta está otro impresentable como Eduardo Alcántara Montiel, quien fue denunciado por acoso sexual y pese a esta grave acusación fue premiado por Huerta Villegas con una candidatura plurinominal.

 

Y para cerrar con broche de oro tenemos al mismísimo Jorge Aguilar Chedraui, que es investigado por la Auditoría Superior del Estado (ASE) por un desfalco de más de mil millones de pesos.

 

El asunto no es menor para Huerta Villegas, pues a Augusta Díaz de Rivera le han levantado la mano personalidades panistas como Eduardo Rivera y Edmundo Tlatehui, que pueden caminar con la mirada en alto sin ser señalados de actos como los personajes antes mencionados.

 

 

Y es que, amable lector, sin temor a equivocarme, si la contienda interna se da con la limpieza que debe darse, entonces Díaz de Rivera derrotará contundentemente a Genoveva Huerta, pues la mayoría de la militancia quiere un cambio de verdad, de 180 grados.

 

Los rostros no mienten y forma es fondo en la política. Mientras en el registro de Augusta Díaz de Rivera se veían líderes panistas seguros en su apoyo hacia la regidora con licencia, en el acto de Genoveva Huerta se veían muchos militantes obligados a cargar su bandera y echar porras.

 

Díaz de Rivera le ganó la primera partida a Huerta Villegas este domingo incluso en las redes sociales, lo que seguramente provocará que la diputada con licencia recurra a la esperada guerra sucia.

 

Entonces, no debe causarnos sorpresa si los golpes bajos se comienzan a presentar contra Augusta Díaz de Rivera, todos orquestados por personajes como los antes mencionados.

 

Será el 14 de noviembre cuando se defina la pelea por la dirigencia estatal del PAN, contienda que parece será favorable para Augusta Díaz de Rivera, a menos que algo extraño y “chueco” ooootra vez se mueva a favor de Genoveva Huerta.