Panistas poblanos ya tienen “de otra” en elección interna

Foto: Enfoque

Luz y sombra se presentaron en los registros de candidaturas a la presidencia estatal del PAN Puebla. Por un lado, Augusta Díaz de Rivera mostró el músculo político que tiene al reunir a una gran cantidad de panistas destacados, que buscan un cambio de rumbo en el blanquiazul.

 

 

Por otra parte, Genoveva Huerta Villegas vivió un registro gris y alentado únicamente por unos cuantos incondicionales de su grupo político, que ahora ya no ven tan seguro el triunfo en la contienda interna de Acción Nacional.

 

Este contraste de ánimos y sobre todo de apoyo muestra que, contrario a lo que se veía y se sentía semanas atrás, el grueso del panismo poblano sí tiene otra opción para dirigir los destinos de un partido golpeado en los últimos años.

 

 

La fórmula conformada por Augusta Díaz de Rivera y Marcos Castro dio muestra de que el panismo poblano quiere un cambio de aires en la dirigencia estatal, sobre todo aquellos militantes que fueron rebajados e ignorados por Huerta Villegas.

 

Y el mensaje que se dio en los eventos del parque de El Carmen y en el Comité Directivo Estatal del PAN es de la ansiada unidad panista en torno a un nuevo proyecto, que cuenta con el respaldo de militantes destacados del blanquiazul.

 

De subrayar es que tanto el alcalde electo, Eduardo Rivera Pérez, como la diputada federal, Ana Teresa Aranda Orozco, dejaron en claro que las elecciones internas del PAN deben ser limpias y estarán muy bien vigiladas.

 

Además de Rivera Pérez y Ana Teresa Aranda, Augusta Díaz de Rivera recibió el apoyo del alcalde electo de San Andrés Cholula, Edmundo Tlatehui Percino, otro de los panistas que fueron en su momento afectados por las decisiones unilaterales de Genoveva Huerta.

 

Lo cierto es que gane quien gane la elección interna del PAN, este partido ya no podrá ser dirigido de manera hegemónica, pues la militancia blanquiazul estará más atenta a la labor que se tenga desde la dirigencia estatal.

 

El único riesgo que se corre es que la contienda interna se llene de irregularidades o dados cargados hacía una fórmula, sobre todo por los mensajes equivocados que dio el presidente nacional, Marco Cortés, quien parecía haber entregado un traje a la medida para Genoveva Huerta en la renovación de la dirigencia panista.

Notas Relacionadas