Buscan prohibir la banda y el reguetón en bares de Cuernavaca ante ola de violencia

Foto: Pixabay

Dueños de bares de uno de los sitios con mayor actividad turística de México, Cuernavaca, en el estado de Morelos, promueven dejar de reproducir música de reguetón y banda, ante la ola de violencia que se registra en la entidad.

 

El presidente de la Asociación de Discotecas y Centros de Espectáculo (ADICE), Humberto Arriaga, indicó que esta propuesta busca que las personas se sientan seguras al viajar a Cuernavaca, un municipio concurrido por miles de familias, sobre todo en puentes vacacionales.

 

Según el empresario, las personas que recientemente se han visto involucradas en ataques armados gustan de estos géneros por lo que, al no poner este tipo de música en bares o antros, se evitaría que asistan.

 

Lo anterior, luego de que el pasado 10 de octubre se registró una balacera en el bar Cosmo, luego de que dos personas no pudieron entrar al lugar por ir en estado de ebriedad y tener una actitud violenta.

 

 

Arriaga precisó en entrevista para El Financiero que se trata únicamente de una recomendación que promoverán entre dueños de bares y no una prohibición reglamentada, según las declaraciones que dio a Grupo Fórmula.

 

México contra el reguetón

 

Aunque no existe ninguna prohibición legal contra algún género musical, en ocasiones anteriores gobiernos locales han optado por pedir que se evite la reproducción de reguetón en eventos o festividades oficiales.

 

En septiembre de 2018, por ejemplo, el Ayuntamiento de Pueblo Viejo de Veracruz pidió a las autoridades educativas no reproducir canciones de reguetón en los bailes y eventos escolares dedicados a conmemorar la Independencia de México.

 

En ese mismo año, pero en el mes de noviembre, el Ayuntamiento de Matamoros hizo lo propio y pidió no hacer coreografías con este género durante los festejos de la Revolución mexicana.

 

La lucha contra el reguetón llegó hasta el Senado de la República cuando el senador Salomón Jara propuso una iniciativa que establecía multas por la reproducción pública de este tipo de canciones, bajo el alegato de que promueven la violencia contra las mujeres.

Notas Relacionadas