Adele desnuda su dolor en “30”, el disco más personal de su carrera

Foto: Instagram

Adele lanzó “30”, su cuarta producción discográfica, en la cual se desnuda y muestra el dolor, la ansiedad y su reinvención tras su divorcio, en cada uno de los 12 temas que conforman el disco se muestra vulnerable, por ello la cantante afirma que es el álbum más personal que ha escrito en su carrera.

 

En entrevista para Apple Music, Adele dijo que la vulnerabilidad "es peligrosa en mi nivel de fama. Cuando digo que es peligrosa no me refiero a que sea realmente peligrosa, sino [a los] lugares [emocionales] a los que voy en el [álbum]".

 

Esta vulnerabilidad le permitió crear “30”, en el que habla de su separación en el sencillo “Easy on Me”. Además, el disco, según dijo en entrevista para Rolling Stone, es una carta a su hijo, Angelo, en la que revela quién es realmente su madre: “una mujer multidimensional y complicada con una identidad fuera de la relación [con su padre], quien batalló, lloró y sufrió".

 

La cantautora reveló a Rolling Stone que el disco lo comenzó a escribir a inicios de 2019 y lo terminó en 2020, entonces reclutó a un equipo de músicos con quienes ya había trabajado antes y la conocían a fin de sentirse segura “porque sabía que podía contarles cosas y no saldría del estudio”.

 

 

El disco, dijo Adele a Rolling Stone, es un cronogrma de cómo enfrentó esos meses tras su separación. "Strangers by Nature", el primer tema, habla sobre la separación, pero sin prejuicios. En el segundo sencillo, "Easy On Me", es explícita de su divorcio y fue la primera canción que escribió de su cuarto disco, según dijo a BBC.

 

Y así continúan las canciones, en un peregrinar de dolor y reflexión sobre la separación y lo que queda de ello, en la que incluyó la perspectiva de su hijo "Para mí, era importante contar la historia de Angelo, decir que fue difícil, que yo no estaba haciendo un buen trabajo en uno de los momentos más duros de su vida", dijo Adele a Apple Music.

 

En "Oh My God" y "Can I Get It" Adele habla del proceso de pensar en la posibilidad de salir con otra persona y de establecer una relación más allá del sexo casual. Mientras que “To Be Loved” es una desgarradora balada de poco más de seis minutos, que según confesó, el interpretar este tema le genera un desgaste emocional por la historia detrás de la misma, aunque no la reveló.

 

"Love Is a Game" es la canción de despedida del disco, inspirada en los años 70, del soul y en la música de Amy Winehouse. Adele dijo a Apple Music que la letra tiene un elemento de sarcasmo, algo característico de las canciones de Amy.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Adele (@adele)

 

Notas Relacionadas