¿Cómo afecta la inflación a los precios de productos en México?

Foto: Enfoque

Los precios al consumidor en México aumentaron un 0,69% en la primera quincena de noviembre en comparación con el mes anterior, especificó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), pero ¿qué implicaciones tiene este cambio?

 

La inflación anual en México se ubicó en un 7,05%, según cifras del instituto, una de las más altas de los últimos años, lo que tiene un impacto en la capacidad de compra de las familias mexicanas.

 

Esta inflación tuvo picos similares, por arriba de los seis puntos porcentuales, en diciembre de 2008 y diciembre de 2017, de acuerdo con el Inegi.

 

Los productos agropecuarios acumulan un incremento quincenal del 2,17%, mientras que los servicios energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno aumentaron un 2,38%, especificó la institución estadística.

 

En la primera quincena de noviembre el tomate verde registró un aumento del 42,06%; la electricidad, del 24,16%, y los chiles frescos, fundamentales en la gastronomía mexicana, del 19,7%, en comparación con la última quincena del mes anterior.

 

No obstante los índices inflacionarios, también hubo productos que redujeron sus costos en el escenario mexicano, como los trajes para hombre, los aparatos eléctricos para el cuidado personal y los objetos de decoración, con disminuciones del 4,3, el 3,6 y el 2,8%, respectivamente.

 

Esta inflación, derivada de la relación entre la demanda de productos, el dinero disponible en el escenario financiero y el volumen de productos disponibles, impacta de manera directa en la canasta nacional.

 

Según datos del Gobierno de México, la canasta básica se compone de 40 productos, como el maíz, frijol, azúcar, arroz, aceite vegetal comestible, carne de puerco y res, pollo, puré de tomate, tostadas, pan de caja, agua purificada, huevo, atún, sardina, leche, chiles envasados, café soluble, sal, avena, pasta para sopa, harina de trigo y maíz, chocolate, galletas marías, de animales y saladas, y lentejas.

 

Además, esta canasta incluye productos no comestibles, como el papel higiénico, detergente en polvo, jabón de lavandería y de tocador, pasta de dientes y pilas.

 

También contempla el cuadro básico de frutas y verduras, garbanzos, chícharos y soya, gelatina, amaranto, palanquetas de cacahuate, la jamaica y el tamarindo.

 

 

Notas Relacionadas